Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Políticamente incorrecta  

Accidente aéreo: periodismo carroñero

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 25 de agosto de 2008, 21:52 h (CET)
No puedo decir que me sorprenda demasiado, pero el frívolo tratamiento que algunos medios de comunicación han dado a la terrible tragedia acontecida la pasada semana en el aeropuerto de Barajas merece sin más el calificativo de carroñero. Porque, efectivamente, es noticia y de alcance que un avión comercial se estrelle en el aeropuerto más importante de España segando con ello la vida de 154 personas. Y es labor del periodista informar a la opinión pública, a ser posible casi en tiempo real y, desde luego, con el mayor rigor posible de lo acontecido. También es normal que un siniestro de estas características desate numerosas preguntas como “¿por qué ha tenido que ocurrir?”. Pero, entre el periodismo y la carroña hay una gran diferencia.

Embarcarse al día siguiente de la tragedia en el avión de Spanair que ahora cubre la misma ruta que el siniestrado JKK-5022 filmando a pasajeros y tripulación es carroñerismo en estado puro y el colmo de los colmos. Lo hizo un programa de la cadena televisiva Telecinco, la misma cadena que en su día ofreció las uvas de Nochevieja en diferido para agitar cuando lo del “Prestige” y en la que a día de hoy sigue colaborando, como si fuera una periodista seria, una señora que afirmó que la hija de Al Bano y Romina Power estaba con vida. Telecinco, ya saben, la cadena del “tomate”.

Claro que eso de meter, recién conocida la noticia, el micrófono en la cara a los conmocionados familiares de las víctimas según iban llegando a los aeropuertos, cual si de Belén Esteban que se ha vuelto a cabrear con María José Campanario se tratase, no es algo menor ni de mejor gusto. Lo hicieron de forma desmesurada numerosos medios, ávidos por subsanar el vacío informativo, tan propio del mes de agosto. Algunos reporteros llegaron a discutir con empleados de los hospitales públicos en los que se encuentran ingresados los pacientes, exigiendo poder acceder con cámaras al interior del recinto hospitalario. Otros hicieron lo imposible para ofrecer a la audiencia la historia más trágica y macabra. Quedó rápidamente en segundo plano eso de ofrecer datos serios y rigurosos (al parecer en este país el comentario de un aficionado –el comandante “apuró” el despegue-, aunque sea el Presidente del Gobierno, se convierte en portada de diarios). Del respeto a la intimidad de familias y fallecidos, poco. Morbo, morbo y más morbo. Y desinformación, especulación y chismes.

“Sensacionalismo y falta de respeto”. Así lo calificó el presidente de la Asociación de de Usuarios de Comunicación. Así también lo percibí yo.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris