Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Son unos hijos de puta

Mario López
Mario López
lunes, 25 de agosto de 2008, 21:52 h (CET)
Las elites se revindican con medallas, fashion parties, marinas y miles de gilipolleces por el estilo. A los curritos sólo nos queda pagar los platos rotos. Despidos y muertes. Despidos y muertes es lo que aportamos para el mejor desarrollo de este invento global, fantasía psicópata de los hijos del capricho. Los dueños de la vida regalada. Que se equivocan indefectiblemente, siempre. Pero son los putos amos. Hoy han reventado lo poco que nos queda a los curritos: el sueño de pasar quince días a gusto con lo que más queremos en un lugar que, a lo peor es una mierda, pero que a nosotros nos satisface porque somos ingenuos y nos conformamos con bañarnos desnudos en las islas afortunadas, en nuestro mar que es el de todos. La mierda de la especulación, de a ver cómo cojones me levanto unos kilos de más, ha hecho estallar por los aires a lo único sagrado que hay en este mundo: la vida de los inocentes. Seguiremos llevándonos medallas, construyendo los más inteligentes edificios del universo, nos levantaremos las más gozosas fortunas y a ellos… A ellos, que les den por culo ¡Qué cojones importa que el motor esté mal! ¡Yo lo valido por mis cojones! ¡No entiendes que en ese avión sólo había chusma! ¡Aquí sólo estamos para lo que estamos! ¡Y si te tiemblan las piernas, ábrete!

Hoy, te lo puedes creer o no, el sistema ha asesinado a 153 inocentes. A 153 de los mejores de los nuestros. A 153 personas que se querían y que habían pagado unas vacaciones –posiblemente empeñándose en un crédito usurero- para probar, aunque sólo fuera por una vez en la vida, lo que puede ser disfrutar unos días con tu familia en el mejor de los mundos que te puedes pagar ¡El motor está mal, pero yo lo valido por mis cojones! Son unos hijos de puta.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris