Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La indignación del pueblo

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 25 de agosto de 2008, 13:49 h (CET)
Señores, la indignación del pueblo se ha manifestado. Se acabaron los paños calientes, las palabras vacuas, las falsas condolencias y el salir en la foto abrazando a una de las víctimas del accidente de Barajas. “¡No quiero políticos a mi lado, lo que quiero son soluciones!”, ha manifestado indignado don Javier Núñez, que ha perdido a cuatro familiares en el accidente. Sin duda es la manifestación más espontánea de un sentimiento que cada vez es más común entre la ciudadanía, harta de que se la pasen con canciones, de que se la quiera engañar y de que los políticos se limiten a esconder la realidad, ocultar sus fallos y dejar que sea el tiempo, el que todo lo cura, el que les saque las castañas del fuego. España ya no está para más jueguecitos de esta tropa de incompetentes que la están gobernando. No se trata de convocar ruedas de prensa, como la de la ministra de Fomento, para aparecer y demostrar que ella pinta algo en la investigación que se va a llevar a cabo. No dijo nada, no ofreció más que aire, no aclaró nada y no sirvió para nada más que para que, los españoles, podamos reafirmarnos en que es una completa incompetente; que si ocupa el lugar que ocupa es porque Zapatero no puede consentir que le enmienden la plana y por ello, por haber sido repudiada en el Parlamento y por la Comunidad catalana, la mantuvo en el machito aún sabiendo que lo único que le puede proporcionar son disgustos.

Ya es hora de que los ciudadanos hagamos nuestras las palabras de don Javier Núñez, ya ha llegado el momento en que nos rebelemos contra quienes no tienen soluciones para los problemas que nos afectan a todos; ya es llegado el tiempo en que les espetemos a los señores Solbes y Zapatero que, si no son capaces de hacerlo mejor, si son incapaces de afrontar con eficacia la crisis, que cada vez se muestra más profunda y más prolongada, que se retiren en hora buena a sus casas, que dejen a personas preparadas, que las hay y muchas, que tomen las riendas del país y que intenten, antes de que sea demasiado tarde, sacarnos de esta sima de arenas movedizas en la que, el mal gobierno de ZP, nos está hundiendo.

La falta de sensibilidad de los políticos está rayando en lo inconcebible. Que la señora De la Vega pretenda salirse del paso preguntándoles a los familiares de las víctimas “si están a gusto”, es algo rayano con el insulto. Acaso, ¿estaría a gusto la señora Vicepresidenta si hubiera fallecido un miembro querido de su familia?, ¿le serviría de consuelo si estuviera esperando turno para identificar el cadáver de un deudo?,o ¿estaría tranquila si, como el señor Núñez ,llevara tres días esperando, buscando información y aguardando impaciente noticias, sin que nadie le diera razón de los suyos? Les falta clase, siempre lo he dicho, son palurdos elevados a rango de ministros, no por méritos propios, sino por fidelidad al partido y al jefe del ejecutivo. Se ha demostrado que son incapaces de gobernar una nación, porque cuando lo han intentado sólo han conseguido alimentar odios superados; reavivar ambiciones separatistas; convertir la enseñanza en algo parecido a una merienda de negros, donde los profesores se dedican a adoctrinar a los alumno y estos, en lugar de estudiar y preparase para el futuro, se dedican a perder el tiempo y a indisciplinarse contra sus profesores; y, para acabar de redondear el panorama, hacer naufragar la economía, dando palos de ciego, sin tener la menor idea de cómo controlarla..

La irrupción de las doctrinas materialistas y relativistas, que han favorecido que la moral pública se haya convertido en algo apoyado en la sexualidad, el amor carnal y sin límites, la homosexualidad, el aborto, el desprecio por la religión y el entierro de la ética que recibimos de nuestros ancestros (basada en la moral cristiana); todo lo cual ha llevado a un derrumbe moral de gran parte de nuestra juventud; que ha preferido el camino fácil de la vida sin responsabilidades y sin metas al del esfuerzo, la excelencia y el trabajo..

Los del PSOE recibieron una nación boyante, con la Seguridad Social dotada con treinta mil millones de euros en garantía del pago de las pensiones, se redimieron cinco millones de puestos de trabajo del agujero que dejaron Felipe González y el inefable Solbes y ¡de ello han estado viviendo!, de las rentas que les dejaron los del PP hasta que, la llegada de la crisis de las sub prime, ha venido a demostrar que, cuando han venido mal dadas, todos sus programas sociales; todas sus recetas económicas; todas las promesas millonarias; todas las leyes ambiciosas que promulgaron (creídos en que las vacas gordas nunca les fallarían); todo ello ha quedado en agua de borrajas. Insisten en hacer ver que lo tienen todo controlado, pero la realidad, la cruda y dura realidad, es que están con las arcas del Estado exhaustas, sin perspectivas de poderlas nutrir con el IVA y el IRPF, debido a que las recaudaciones por ambos impuestos se espera que sufran drásticos recortes debido a la recesión de la economía y las dificultades empresariales.

El señor Javier Núñez ha dicho: “somos muchos y hoy vamos a empezar ya…”, sabe que la unión hace la fuerza y que si se juntan en una asociación van a tener más posibilidades de presionar a la compañía aérea y a los políticos para que cumplan sus promesas y no se diluyan en el tiempo. Una catástrofe terrible para España, pero la vida debe seguir y bueno será que el Gobierno deje de escudarse en la misma para olvidarse de que la crisis sigue, que el mes de septiembre se acerca amenazante y que, salvo que ocurra un milagro, la parte peor de toda esta, tantas veces negada por ZP, recesión está todavía por llegar si nos atenemos a los avisos que van llegando de las entidades financieras y de organismos tan fiables como son el BCE y el FMI. Deberíamos tomar ejemplo y darnos cuenta de que, también somos muchos los ciudadanos de uno u otro partido, que estamos descontentos, que nos sentimos amenazados por la recesión y que no queremos que España acabe siendo la Cenicienta de Europa. Faltan dirigentes, líderes demócratas que no se arredren ante las dificultades, capaces de hacerse cargo de los votos que han quedado libres por la deserción del PP y que amen a España y quieran defender la Constitución contra los vándalos que esperan puentearla para salirse con sus espurios objetivos. El tiempo apremia.

Noticias relacionadas

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris