Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Nacionalismo español

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 22 de agosto de 2008, 00:08 h (CET)
Se nos han ido sumando varios fracasos en los Juegos Olímpicos, nos creíamos que nos íbamos a comer el mundo y apenas le hemos dado un pequeño mordisco, siempre nos quedará el ciclismo y el tenis. Lo que ha llovido desde Bahamontes y Santana y ahí seguimos, aún con algún aderezo más en otros deportes. Qué tiempos aquellos en que los olímpicos eran puros aficionados y competían sin cobrar. Rafael Nadal ha venido a rescatar la épica de la competición, él solito le pone la sal, la pimienta y todas las salsas al que habitualmente es vulgar hecho de competir.

Para mí que se ha metido en un pozo sin fondo por afirmar, reafirmar y machacar lo español que se siente y lo orgulloso que está de competir por España. A Gasol le llovió de todo hace unas semanas cuando, publicidad por el medio, vino a decir lo mismo. Vivimos en un país extraño en el que está mal visto sentirse español. Facha perdido le llaman a uno cuando se envuelve en la bandera de España. ¿Se imaginan a un polaco, a un francés o a un portugués avergonzándose de serlo? Hay quien ve correcto sentirse nacionalista catalán o vasco o andaluz, pero no admite, vade retro, que haya quien se sienta español.

Noticias relacionadas

¿Los partidos políticos como solución para la democracia española?

"Los partidos discuten no tanto para convencerse como para decirse mutuamente cosas desagradables.”A.Tournier.

En este Día de la Tierra, exige la libertad de Siwatu-Salama Ra

Enfrenta la posibilidad de ir esposada al hospital y de no poder amamantar a su hijo

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu

La capital catalana en plena decadencia

La alcaldesa antisistema y defensora de manteros, Ada Colau, demuestra su incapacidad para gobernar una capital como Barcelona, poniendo en cuestión su futuro desarrollo y prosperidad

La posverdad entró en el diccionario de la RAE

Pero hace tiempo que entró en nuestras vidas a través de los poderosos medios que nos gobiernan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris