Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

Phelps, Nadal, Bolt y Usted. Máquinas contra humanos

Paco Milla
Paco Milla
miércoles, 20 de agosto de 2008, 13:17 h (CET)
Tengo un conocido, que cuando se encuentra ante algo que le sobrepasa, suele exclamar: no es humano, es un maquina. O eso, o han pasado algunos días en la piscina de Cocoon, procedentes de Antarea.

Es que si no, es difícil explicar lo que estamos viendo estos días en pantalla.
¿Recuerdan a Ben Jonson, Carl Lewis o Mark Spitz?

Casi seguro que ustedes, como yo, en aquellos años, pensábamos que el humano, aun podría llegar a la meta unas décimas de segundo antes, se podría saltar unos milímetros mas alto o dar dos brazadas mas en el agua, pero que el limite estaba cerca.

Yo al menos, pensaba que veríamos muy pocos records del mundo mas, puesto que un “sapiens” entrenado (sin dopajes) ha de tener un limite.

Imagínense ustedes mismos, como adversario de Nadal, la noche anterior al partido. Seguramente pensarían ¿Dios, pero que te he hecho para que me castigues con esto? La situación debe asemejarse a jugar contra un cañón de la fabrica de Trubia. Pues eso, una maquina.

O como participantes de la final de los 100 metros:

Usted lleva cuatro años preparándose para ella, todos los detalles han sido esmeradamente cuidados, su cuerpo ha respondido, se ha superado, su “fisio” ha conseguido que llegue usted hasta aquí, en la mejor forma posible y su mente se ha endurecido. Usted corre esa distancia en menos de 10 segundos, es uno de los elegidos para la gloria, solo hay un problema: uno de sus adversarios (incluso enemigo) hará la carrera con una zapatilla desabrochada, forzará 2/3 de la misma, el tercio restante se dejará llevar por la inercia, mirando a cámara y golpeándose el pecho posando para la foto, antes de romper la cinta. ¿Humilla o no?

¿Dónde está el límite del jamaicano, que se empeña cada carrera en NO demostrarnos sus verdaderos tiempos, si se esforzara al cien por cien?
Y de Phelps, solo decir que si mañana, el telediario cuenta que una vecina suya, que le conoció de pequeño, ha dicho que realmente este espécimen es un delfín evolucionado, que adopto el aspecto de sus allegados, oigan, yo me lo creeré.

Estoy seguro que las tres palabras mas repetidas en este blog son tres: autoestima, capacidad de esfuerzo y condiciones innatas. La suma de las tres, puede llevarnos a metas insospechadas, incluso a que los demás piensen que somos extraterrestres.

POR TANTO… abandone el sofá, tire la cerveza, meta la barriga y mírese al espejo (en este orden), suba al desván, rescate aquella raqueta que aun huele a sudor de adolescente, cómprese unas muñequeras en el Carrefour y una diadema de toalla, para que el sudor no resbale hasta los ojos, en la que se lea bien claro: “Nasio pa ganar”, cómprese un pack de Acuarius , saque la cabeza por la única ventana de su hipotecada casa que da a la calle y grite con fuerza: NADAL, PREPARATE. HAS DESPERTADO AL MONSTRUO. Pues eso.

Noticias relacionadas

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris