Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Con oleoducto al fondo

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 20 de agosto de 2008, 13:17 h (CET)
Al sur del Cáucaso, ubicada en el grueso brazo del continente eurasiático que separa el Caspio del mar Negro, la república de Georgia no tiene pozos de petróleo, y, sin embargo, es un país clave para el trasiego de gas natural y del preciado “oro liquido”. De repente, en este olímpico mes de Agosto, ha saltado a la actualidad de portadas y telediarios. Las antiguas “serpientes de verano” cada vez son menos necesarias en esta sociedad tan bien comunicada…

Con inusitada violencia se ha registrado entre sus fronteras un escandaloso chirrido, un fogonazo como consecuencia de las tensiones entre los grandes bloques en que se agrupan los diferentes intereses de este mundo, que no consigue con la globalización poco más que inestables equilibrios. En esta ocasión, un conflicto de altísimos niveles para asegurar el abastecimiento energético, o neutralizar encubiertamente nuevas rutas de distribución, ha sido el agente desestabilizador.

Con el derrumbamiento de la felizmente extinguida Unión Soviética sobrevino una escalada para obtener el control político y económico de esa parte del mundo. Y, con la reestructuración surgió el oleoducto que ha resultado ser el segundo del mundo en extensión, para transportar petróleo del mar Caspio hasta el Mediterráneo, sin pasar por Rusia. Es fácil seguir su trazado: desde Bakú se dirige hasta Tiflis, la capital de Georgia, y desde allí, en un señalado giro de casi noventa grados, atraviesa Turquía y ofrece sus bocas para la carga de petroleros en el impresionante complejo marítimo de Ceyhan, casi frente a Chipre. 1.768 kilómetros que fueron inaugurados el año 2005 y financiado su coste de 3.900 millones de dólares por una compleja red financiera internacional con la participación de importantes compañías petroleras, las mismas que andan por Irak y Afganistán. ¿Casualidad?

Rusia se opuso a este oleoducto que la “puenteaba” con su directo vertido al mar Mediterráneo. Más, Georgia quedó en el punto de mira ruso. Se comprende como, ahora, un aparente motivo independentista regional (Osetia del sur) haya desembocado en la masiva afluencia de tanques rusos. Ante esa amenaza, Georgia se ha sentido protegida por una alianza con EE.UU., y, recientemente, habían realizado maniobras militares conjuntas en ese mismo territorio. Claro, que, Rusia respondió con parecidos movimientos al otro lado de la frontera. La carga del “aparato eléctrico” en el ambiente se fue haciendo palmaria. La tormenta en este mes, solo han sido barruntos. Por fortuna.

Cuando surgen roces entre los bloques poderosos, y empiezan los disparos, son los civiles los que pagan los vidrios rotos, y una gran parte de la población georgiana ha visto destrozado patrimonios y viviendas. Los desplazados han provocado una oleada de solidaridad internacional. Mucho dinero está en juego, y no cuentan los inocentes de la población civil, sobre todo, si están situados en el centro de la contienda, en el “ojo del huracán” que se dice.

Es preciso entender de este abortado disturbio de la paz mundial, por la presión negociadora internacional, que el mundo –la Aldea Mundial-, se ha transformado en un tablero de ajedrez, como aquel sobre el que jugaban el Caballero y la Muerte en la película de Ingmar Bergman -El séptimo sello-, y con la intención de alargar el tiempo de vida; si gana la muerte se lo llevará consigo, y si gana el hombre, le dejará marcharse. Es sabido que siempre han de existir conflictos en la Tierra; más, mientras la energía fósil sea primordial para el desarrollo y bienestar de la humanidad, es deseable que los “chispazos” solo sean barruntos, aunque a mucho georgiano no le haya resultado este agosto, precisamente, “de vacaciones”.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris