Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Acto propagandístico en Moncloa

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 19 de agosto de 2008, 12:12 h (CET)
Charlaba yo uno de estos días de relax estival con un amigo que afirmaba que hasta la propaganda exitosa tenía un límite cuando quedaba desmentida por la realidad. No sé. Ahí tienen la magistral y milimétricamente estudiada maniobra llevada a cabo por el gobierno socialista esta pasada semana de agosto cuando Rodríguez Zapatero interrumpía por unas horas su descanso “gratis total” en Doñana para, según nos contaba toda la prensa, apartar a Pedro Solbes de sus funciones y hacerse cargo personalmente de la no crisis económica que no padecemos y de la que sólo los antipatriotas hablan. Así pues, enorme era la expectativa que el Presidente que iba a aprender economía en dos tardes de la mano de un ya defenestrado, tal vez por ser de lo mejorcito con que cuenta el PSOE, Jordi Sevilla, había despertado entre los medios de comunicación e incluso entre una cada día más angustiada ciudadanía, que ya no sabe qué hacer para llegar a fin de mes.

Personalmente andaba yo barruntando que Rodríguez Zapatero aprovecharía la ocasión para liquidar políticamente a un inane Partido Popular, enfangado en la tremenda corrupción balear y cada día más devaluado en lo que a principios y valores se refiere –Mariano Rajoy acaba de anunciar que no le hace ascos a llegar a acuerdos de gobierno con un partido que se niega a condenar el Holocausto, como es el BNG-, que se lo está jugando todo a la casilla de la economía.

Sí. ZP lo tenía sencillísimo. Bastaba con anunciar una importantísima bajada de impuestos, contención del gasto público y medidas de austeridad, el tramo único del IRPF tan defendido en su día por Miguel Sebastián, la flexibilización del mercado laboral y la liberalización de sectores de importantes nuestra economía. Bastaba con decir que se decantaba por el modelo económico defendido por Manuel Pizarro en aquel debate televisivo con Pedro Solbes que, pasado el tiempo, convendría que muchos, por eso de sonrojarse, volvieran a visionar. Y que afirmase rotundo que se había decantado por él porque el modelo intervencionista ya ha demostrado demasiadas veces su inutilidad.

Jaque mate a los de Rajoy, que se hubieran quedado sin un solo argumento que ofrecer a los ciudadanos –los cuales, dicho sea de paso y aunque los del PP no se lo crean, no votan con el bolsillo-.

Pero no. Rodríguez Zapatero salió a la palestra para malvender humo, culpar a Europa de la crisis, hacer un refrito de propuestas ya presentadas antes del verano y volver a anunciar la supresión del impuesto de patrimonio, vieja y antiliberal reliquia socialista ya extinguida en casi todos los países del mundo libre. Lo único claro de sus mediocres 24 medidas, ninguna de las cuales entrará en vigor antes de 2009, es que los promotores del ladrillo recibirán miles de millones con la excusa de las VPO y que anuncia que quiere contar con 20.000 millones de euros extra de ingresos. Que digo yo que como no los saque de subidas de impuestos… O sea, todo lo contrario de lo que anunciaría cualquier presidente más preocupado por la marcha económica del país y del bienestar de sus ciudadanos que de sus dogmas ideológicos. Más sucede que entre el complejo de Fourier que asola a la generación de mayo del 68 y los brillantes resultados de una escuela socialista que no enseña a pensar sino lo que hay que pensar, habrán pensado los asesores del buenista ZP que nada de ello era necesario. Con echarle la culpa al PP y despertar el resentimiento es suficiente.

Pero tengo para mí que, por una vez, al PSOE, que le ha perdonado la vida al PP, le puede salir muy cara la propaganda. Ahí está la realidad. Y viene dramática.

Noticias relacionadas

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza

Rajoy da alas a los separatistas

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris