Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La prensa catalana o del exilio

Mario López
Mario López
domingo, 17 de agosto de 2008, 01:27 h (CET)
Hablando del nacionalismo periférico, por el que siento un gran respeto, me gustaría hacer una observación referida a la prensa. Existe prensa llamada nacional y prensa local. Madrid tiene prensa fundamentalmente de ámbito nacional. El País o Público se venden en toda España y en ambos periódicos se trata de asuntos que suceden en todo el Estado y que conciernen a todos los españoles.

Lo mismo podemos ver en muchas otras comunidades españolas. Sin embargo, en Cataluña no existe ningún periódico de estas características. La Vanguardia o El Periódico son diarios de tirada nacional, sin embargo las referencias a asuntos de ámbito estatal son casi anecdóticas si las comparamos con la cantidad de asuntos locales que tratan. La sensación que da leer La Vanguardia en Madrid es la de estar leyendo un periódico para exiliados. Parece como si no hubiera otro medio por el que un catalán pudiera tener noticias de su tierra. Es decir, la prensa catalana de tirada nacional parece hecha para exiliados. Claro, si un catalán en Madrid se siente exiliado es porque algo no marcha bien. Siempre he pensado que el centralismo se ha cebado con Cataluña y que en el conjunto del Estado español no se tiene el debido respeto a la cultura catalana. Pero tengo una gran fe en la prensa. Creo que la prensa es una extraordinaria fábrica de opinión y creo que Cataluña la está desperdiciando. Si los periódicos catalanes dejaran de mirarse tanto al ombligo, si dejaran de hacer prensa para el exilio y empezaran a atraer la atención del resto de los españoles, se situarían en una posición privilegiada para dar a conocer la cultura catalana. De esta forma veríamos como en poco tiempo la cultura catalana sería no sólo respetada sino querida por la gran mayoría de los españoles. Baste recordar la época en que la prensa de vanguardia como Ajo Blanco, El Víbora y otras revistas semejantes, se abrieron al resto del Estado, convirtiéndose en un referente único para una generación de españoles. Nunca como en aquella época se quiso más a Cataluña. Es verdad que la cerrazón castellana hace mucho daño al buen entendimiento de la cultura catalana, pero no es menos cierto que la prensa catalana ve más allá de Cataluña el exilio. Ojalá nos decidamos a cambiar este absurdo estado de cosas.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris