Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

Cueva de Alí Babá

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
domingo, 17 de agosto de 2008, 01:27 h (CET)
El Partido Socialista de Castilla y León ha decidido investigar por su cuenta la corrupción por tráfico de influencias en la concesión de las plataformas fotovoltaicas de León y Castilla. Esta vez no han pinchado en hueso, como suele ser costumbre. Y es que los afectados -altos funcionarios de las Delegaciones Territoriales de la Junta de Castilla y León en diversas provincias– no son unos simples funcionarios.

A ello hay que unir que están todos en los aledaños del presidente Juan Vicente Herrera. Estamos hablando de secretarios de las Delegaciones Territoriales que son puestos de alta confianza y libre designación; es decir, no son simples trabajadores, ni contratados que pasaban por allí en ese momento. Eso hace que la Junta de Castilla y León no pueda dar carpetazo sin investigar con rigor, salvo que deseen convertirse en el hazmerreír de la ciudadanía y de las demás comunidades.

Cada día son más los implicados. Desde la oposición socialista se considera impresentable que quienes autorizaban la adjudicación de los huertos solares, plataformas fotovoltaicas o como quieran llamarse, sean los mismos que disfrutan de las concesiones; máxime, cuando se ha demostrado que cientos de ciudadanos telefonean a la Administración en demanda de información y, transcurridos muchos meses, aún están esperando respuesta. Lo sucedido es impresentable.

La lógica y la ética imponen que se llegue hasta el final. La procuradora socialista por León, Inmaculada Larrauri, eficiente y combativa como pocas, ha sido tajante a la hora de exigir a la Junta que cumpla con sus responsabilidades, con el fin de que se elimine la sensación de que la Junta que preside Juan Vicente Herrera Campo se ha convertido en la “Cueva de Alí Babá”.

Por cierto, el presidente de la comunidad sigue de vacaciones; no está ni se le espera. Mientras tanto, su partido, por boca de Ana Mato, critica duramente al presidente Rodríguez Zapatero, por estar de vacaciones pensando que no hay crisis. Una vez más el equipo de Mariano Rajoy se ridiculiza a sí mismo, o al menos se autoridiculizan los miembros del equipo de la derecha que permanecen de guardia en época estival. Como se puede comprobar, en el PP no se desprenden de la crisis ni con agua fuerte.

Suspenso para Herrera Campo y suspenso para Rodríguez Zapatero. Cuando se es presidente de un gobierno, aunque sea un simple gobierno autonómico, hay que estar al frente de los problemas y de las soluciones. Parece que no aprendemos y, cuando lo hacemos, es tarde.

Sea como fuere, lo que sí es cierto es que los secretarios y jefes de servicio implicados en la trama, entre ellos un ex consejero de Juan José Lucas, se han visto beneficiados por una floreciente actividad empresarial en el sector de la energía solar. Y no es suficiente con la dimisión propia o el cese propuesto; hay que ir más lejos, caiga quien caiga. Si la trama llegara hasta el propio presidente de la comunidad autónoma, pues hasta él debe llegar la investigación. Con la crisis, muchos otros trabajadores también se han quedado en el paro con bastante menos motivo. Y no pasa nada.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris