Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El asombro de la Vicepresidente De la Vega

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
sábado, 16 de agosto de 2008, 19:05 h (CET)
La Vicepresidenta del Gobierno, Mª Teresa Fernández de la Vega, al visitar hoy en San Salvador un polígono industrial donde miles de jóvenes procedentes de las “maras” -las pandillas más violentas y que tantos crímenes cometen-, reciben formación y posteriormente fundan sus propias empresas, no ha podido evitar el asombro que le ha causado.

El proyecto que es obra de un sacerdote salesiano, el padre Pepe Moratalla, se encuentra situado en el polígono industrial “Don Bosco” y, comenzó a levantarse en año 1985 como una apuesta por la educación y trabajo en la solidaridad, dando respuesta a los problemas de desempleo, educación y rehabilitación de jóvenes vinculados por la droga.

La Iglesia siempre está presente en todas las necesidades, -siempre que ocurre una tragedia sabemos que es la primera en acudir- y, son cientos de miles de personas, que entregan su vida día a día, en el servicio a los enfermos, a la educación de los niños, a los sin familia, a los sin techo, a la mujer maltratada, a quién cayó en la prostitución o en la droga, a los ancianos… Y otros cientos de miles, en los países más pobres, se juegan la vida por los desheredados de la tierra.

Que tome nota la sra. De la Vega que “ese que tanto cacarea contra la Iglesia católica puede estar seguro que si un día cayera enfermo contagioso, -Dios no lo quiera-, no tendría a su lado a sus amigos de progresía de salón, sino a la Iglesia católica, a la que tanto escupen y zarandean.”

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris