Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Análisis internacional  

George y Georgia

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 14 de agosto de 2008, 20:06 h (CET)
Tras la desintegraciòn de la Uniòn Soviètica casi todos los gobiernos de Europa Oriental han girado hacia la Uniòn Europea y hacia la OTAN. Las excepciones han sido Serbia, Bielorrusia y Rusia, quienes, si bien han restablecido el capitalismo, aùn quieren mantener un rumbo distinto al que pregonizan Washington o Berlìn. Serbia ha quedado màs aislada despuès que recientemente Montenegro y Kosovo se le han separado buscando entrar en la euro-zona. Rusia ha venido viendo como sus antiguas dependencias ex sovièticas a su oeste (como Lituania, Letonia, Estonia, Moldavia y Ucrania) giran en torno a la UE.

El presidente de Georgia Saakashvili, por su parte, se ha convertido en el mayor hincha de George Bush en el Càucaso. A Rusia le inconforma ello y que hoy este paìs sea el puente por el que pasa un ducto que conecta los hidrocarburos del Mar Caspio con el Mediterràneo sin pasar por su territorio y rompiendo el monopolio gasìfero ruso hacia Europa.

Para contrarrestar el avance de EEUU en su entorno, Moscù ampara a dos regiones separatistas de Georgia (Osetia del Sur y Abjasia). Estas dos, al igual que Transdniestria en Moldova, son repùblicas independientes de facto, aunque la ONU no les reconozca. Ahora que Occidente acepta la soberanìa de Kosovo, Rusia quisiera pedir que estas naciones tambièn tengan el derecho a la autodeterminaciòn.

En Serbia George Bush impulsò la esciciòn de Kosovo, mientras que en Georgia hace lo opuesto. El hoy es incapaz de enviar tropas a socorrer a su aliado, pero necesita evitar que Saakashvili sea derrocado y que la ofensiva militar rusa sea "contenida" sin que escale màs.

Noticias relacionadas

Papeles para rescatar

​El PSOE, seguramente mareado por los calores estivales, se ha puesto al nivel de VOX, qué pena, Dios mía qué pena, amigos socialistas, veros de la mano del fascismo de VOX, o a ellos de vuestra mano

Hoy no se fían, mañana tampoco

Valentín Abelenda Carrillo, Murcia

Varón y mujer los creó

Juan García, Cáceres

El juicio más importante

Pedro García, Girona

La presión fiscal

Jesús Mezcal, Vigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris