Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

EEUU mueve pieza

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 14 de agosto de 2008, 20:06 h (CET)
Es probable que, en Europa, puedieran pensar que los amigos Americanos se tocan las narices y también es muy posible que se creyeran que la mentalidad del pueblo americano es la misma que la que tenemos los europeos. Me temo que andamos equivocados y que, y esto es muy frecuente, esta superioridad cultural que nos atribuimos sobre la nación americana, no sea más que un sentimiento de frustración al ver como una nación de nuevo cuño, con apenas dos centenares de años como país independiente, ha conseguido con su trabajo, su tesón, su patriotismo y su inteligencia llegar a ser el país más poderoso de la Tierra. Por supuesto que ni los europeos comparten el modo de vida americano ni los americanos serían capaces de amoldarse al nuestro, pero esto sólo es cuestión de fenómenos culturales que, como es natural, difieren unos de otros sin que, por supuesto, se pueda juzgar el uno mejor que el otro, simplemente son distintos.

Es muy posible que para alguno la jugada del señor Putín de invadir Georgia fuera una muestra de la genialidad de los políticos del Kremlin y que, presentando al mundo la escenificación de un potencial militar tan aparatoso, se lograra dar la impresión de que la Unión Soviética había recobrado su supremacía militar sobre los EE.UU: Esto, por supuesto, sería atribuir la victoria de la araña sobre la indefensa mosca y elevarla a que, con la misma facilidad el arácnido podría actuar contra un león. Evidentemente que Georgia, con sus cinco aviones de combate u una docena de tanques no era enemiga, incluso para una Rusia corrupta y con un ejército en muchos aspectos anticuado. Por si fuera poco, aquella gran nación de otro tiempo que reunía bajo su mando a naciones ahora independientes como Ukrania, Georgia, Kirguizistán, Letonia, Estonia, Lituania etc. hoy en día tendría serias dificultades para conseguir que muchas de ellas se aliasen con ella para una aventura bélica y esto, el señor Putín, lo sabe aunque, como un buen jugador de poker ponga cara impasible cuando hace sus apuestas.

A diferencia de Europa los Estados Unidos de América no tiene por qué dejarse amedrentar por la antigua URRS y,.como es natural, ellos también tienen algo que decir respecto al control del oro negro, que es lo que subyace debajo de todo este conflicto. Muchos de los países –integrados en esta especie de caos en el que se ha convertido la UE, en la que, la mayoría de países que la integran, son meras comparsas dirigidas por naciones como Alemania, Francia o el Reino Unido – dependen directamente del suministro que les llega desde Rusia o países de su entorno. Uno de ellos y no el que tiene menos influencia en Bruselas, Alemania, es quizá de los que más están condicionados por este suministro de crudo y por ello no es raro que muestre su reticencia a enfrentarse al coloso del norte. De ahí la postura, a todas luces pazguata de la UE ante la intervención rusa,en una cuestión que todos sabían que era un asunto interno de Georgia, que sólo intentaba evitar que una parte de ella se escindiera del todo. Ahora los rusos dicen que los americanos le habían ofrecido apoyo al presidente georgiano, y es muy posible que, a la vista de las últimas noticias, así fuera; pero, a la vez, deberemos considerar que sea más que posible que la rebelión del sur de Osetia haya sido favorecida, apoyada y dirigida desde Moscú, con el fin de dar ocasión a las tropas rusas de invadir Georgia. El alto al fuego decretado todavía no significa que las unidades acorazadas rusas abandonen sus posiciones y todos sabemos lo fácil que resulta el decir que una parte del ejército Georgiano continúa luchando (aunque no fuere cierto) para eternizar su presencia en el territorio ocupado.

Pero, al parecer, según las últimas noticias que hemos podido leer, desde EE.UU se ha ofrecido al presidente de Georgia una “ayuda humanitaria” (cuando se habla de ayuda humanitaria no sé por qué pero siempre me la imagino como la que los chinos les proporcionaron a los kemeres rojos al mando de Pol Pot en Camboya, o a los norvietnamitas del Viet Cong, apoyados “humanitariamente” por china y la URRS). Es evidente, que esta ayuda comprende el envío de barcos de guerra y aviones militares para asegurar los puertos y los aeropuertos de Georgia, lo que supone, si no estoy muy equivocado, arrimar el pedernal a la yesca. Una situación difícil y un problema añadido para esta Europa flanqueada al sur por un régimen totalitario en recesión económica, como es el nuestro, y falta de la debida cohesión a causa de que, cada nación, se ha resistido a renunciar a la parte de su autonomía que considera imprescindible para salvaguardar su propia cultura y su personalidad como unidad territorial independiente. Sin duda que van a chirriar muchas alianzas y a ponerse a prueba viejas lealtades, si se confirma la noticia, pero, era evidente que EE.UU no podía permanecer indiferente al envite Ruso.

Una situación que, en periodo de recesión, es de suponer que no nos va a ayudar a que las bolsas se recuperen y a que los precios desciendan. Ante hechos como este me da grima pensar que, en España, dependemos de nuestros “amigos” del sur para surtirnos de gas natural y de nuestros “amigos” del norte para proveernos de energía eléctrica procedente de una central nuclear cercana a los Pirineos. En fin que, como se ve, temas para tratar no nos van a faltar; lo que es preciso saber es si quienes nos gobiernan van a ser capaces de salir adelante y sacarnos del aprieto, Así como se presentan las perspectivas dudo de que vayan a conseguirlo. ¡Espero que Dios nos eche una mano!

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris