Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

A propósito de la Cultureta Mesetaria

Mario López
Mario López
jueves, 14 de agosto de 2008, 20:06 h (CET)
Una de las servidumbres estivales que peor llevo es tener que escuchar a los rancios miembros de la “cultureta mesetaria” haciendo burla de los trabajadores que se toman sus merecidas vacaciones en la playa. Esos intelectuales de botica, ratones de biblioteca, de pana y franela que son incapaces de contar un chiste que no contenga al menos un aforismo de Hipócrates, Spinoza, Hölderling o Malraux; que ríen con ridícula mesura, señalando la propia comisura de sus extenuados labios con el dedo índice de su mano de cigüeña. Esos señores pasan el verano en la meseta y si les preguntas cómo es que no van a la playa, te contestan: “Uy. Por dios. Tonterías las justas”. Bueno, no saben lo que se pierden.

Ahora, lo que no se puede aguantar es esa cursilería, esa arrogancia, esa pedantería que son su naturaleza toda. A uno de ellos le sorprendí en una ocasión “leyendo” el sesudo libro La Familia de Jacques Lacan ¡Lo tenía sujeto al revés! Pero el libro estaba abierto y la mirada del iluminado reposaba en una de sus páginas. Igual es que a Lacan hay que leerlo haciendo el pino. Bueno, pues esos pedantes no pueden dejar pasar ocasión sin ridiculizar a la gente normal, a esas personas que, a diferencia de ellos, se ganan el pan con el sudor de su frente y disfrutan con lo que más aprecian: la familia, los amigos, la playa y el chiringuito. Al menos, a esta gente normal se la ve contenta y saludable, con un color envidiable. No como a estos engreídos amantes del melonar que huelen a almidón y cada día que pasa tienen un aspecto más cetrino. Qué pronto se les pasaría la tontería si se pusieran a trabajar y se olvidaran por un tiempo de sestear a la sombra de los álamos y de refrescar el gaznate con el insípido licor de botijo. A currar les ponía yo y, luego, si tienen ganas que se rían de la gente como yo.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris