Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La tambaleante y endeble base política de Fernando Lugo

Luis Agüero Wagner
Redacción
martes, 12 de agosto de 2008, 22:45 h (CET)
Sin una bancada que le responda en el Parlamento, rodeado de improvisados y petulantes, la base de sustentación del clérigo presidente ya se tambalea antes de asumir.

La mayoría de la gente en la capital paraguaya no se pregunta en estos días si Fernando Lugo hará un buen o mal gobierno, sino cuánto podrá durar su mandato.
Las conspiraciones están por todas partes: en el partido Liberal, en el partido colorado, en las Fuerzas Armadas, en la derecha y en la izquierda.

Ahora que su principal aliado para ganar las elecciones del 20 de abril, el embajador norteamericano James Cason ha emprendido el regreso a casa, quién sabe qué depara al Paraguay.

Entretanto, el vicepresidente Federico Franco ya ha iniciado contactos con el partido colorado para un pronto desalojo del clérigo, al punto que ayer se reunió con los ex vice-presidentes Angel Roberto Seifart y Luis Alberto Castiglioni, y ambos le transmitieron su vasta experiencia en materia de conspiraciones mientras ocupaban la vicepresidencia.

Fernando Lugo intentará equilibrarse en el gobierno con todo el funcionariado público en contra, dado que son en su mayoría partidarios del partido colorado criados en el prebendarismo.

También tendrá en su contra a las Fuerzas Armadas, dado que la mayoría de los mandos superiores pertenecen al Partido Colorado, por haber ingresado a la fuerza en tiempos en que la afiliación al Partido Colorado era obligatoria.

También tendrá en contra a la izquierda marxista, a la que engañó presentándose como radicalizado para girar hacia el neoliberalismo luego de la victoria del 20 de abril.

La prensa que lo apoyó apasionadamente, también da señales de cansancio ante sus continuos cambios de rumbos y declaraciones contradictorias.

La pregunta obligada es: ¿cuánto puede durar un gobierno con los dos partidos más importantes, las fuerzas armadas y el parlamento en contra?

Cuando la dirigente colorada Ña Deló (del Rosario Riveros) vaticinó que Fernando Lugo durará apenas seis meses, varias voces se levantaron para refutarla afirmando que el lapso era demasiado largo, y que tal vez no llegara a completar sus primeros cien días.

Noticias relacionadas

Control de armas en EE.UU.

Los estudiantes sobrevivientes de la masacre de Florida muestran el camino a seguir

Cuidadín, cuidadín

Cada vez cuesta más trabajo hablar o actuar sin correr el peligro de ser perseguido sañudamente por los vigilantes de lo políticamente correcto

A la calle sin motivo

El colectivo de profesores interinos de Asturias está formado por miles de trabajadores

¿Fútbol?

Esta semana, Bilbao se convertía en el nuevo escenario de batalla campal que enarbolan los equipos de fútbol. Su víctima —directa o indirecta—, Inocencio Alonso, ertzaina

La dudosa salud de nuestra democracia

¿Cuándo tendremos políticos que piensen en el bien común?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris