Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Familia y educación  

Sinceridad de vida o marear la perdiz

Emili Avilés
Emili Avilés
martes, 12 de agosto de 2008, 22:45 h (CET)
Sabemos que la preocupación desinteresada por los demás forma parte de la naturaleza humana. En estos días me han explicado, y he podido ver, múltiples experiencias de trabajos profesionales y de voluntariado, abiertos a las necesidades ajenas y sin un exclusivo beneficio personal o económico.

Considero que esta solidaridad de hombres y mujeres, que nace de la intimidad de cada persona, es punto de partida y excelente ocasión para el necesario reencuentro de gentes de diversa ideología, que no se conforman ni con la injusticia ni con la falta de libertad.

He sabido de jóvenes y menos jóvenes, sin miedo a que se les tilde ideológicamente por defender la dignidad de todas las personas; por proteger el entorno natural; por servir con desvelo a enfermos, marginados o ancianos; por entregar conocimientos y tiempo de una manera desinteresada, a fin de que la verdad, la lucha por el bien común y la igualdad de oportunidades tengan mayor relevancia en esta sociedad nuestra, a veces tan engañosa, individualista y pusilánime.

No puedo dejar de hablar de esto, por encima de tonteces partidistas o discusiones mezquinas, que nos alejan de lo básico: Poder servir con eficacia a la singularidad y dignidad del ser humano.

Y, precisamente ahora, que quien más quien menos se traslada de vacaciones a otros lugares, vale la pena recordar aquello de Chesterton, “todo lugar en la tierra es el principio o el fin, según sea el corazón del hombre”.

Para ello, evitemos valorar nuestros afanes de superación y mejora como utopías irrealizables, pues creo que pueden ser referencia para un más humano punto de llegada, personal y colectivo.

Así, con los pies bien en la tierra, buscaremos que los ideales de nuestro corazón nos faciliten la “libertad” de atarnos-obligarnos a nosotros mismos. Esa será muestra de verdadera coherencia y el aprecio sincero hacia quienes nos rodean.

Podremos entonces ayudar a solucionar los problemas, económicos, políticos, sociales y de relación de todo tipo, que nos van a acompañar, ineludiblemente, en la vida. Por eso, nos urge aprender con lo cotidiano, entrenarnos en las dificultades desde pequeños, aportar soluciones creativas y hacer rendir lo mejor posible los propios talentos.

En estos días, de descanso para muchos, no tengamos miedo en revisar proyectos e intenciones. Consideremos con magnanimidad las próximas tareas que nos aguardan. Cada uno, desde nuestra respectiva responsabilidad, cooperaremos a la felicidad del prójimo si no nos hacemos esquivos con quien piensa diferente, si obramos con amplitud de miras. En palabras de Francisco de Vitoria, insigne humanista al que se considera fundador del Derecho internacional: “La amistad entre los hombres parece ser de derecho natural, y es contrario a la naturaleza el rechazar a hombres que no hacen ningún mal”.

Pues bien, llenemos la convivencia de conversación y de comprensión; con la alegría de compartir esfuerzos por el bien común; con la sincera tolerancia de quien tiene principios claros; con el respeto que evita prejuicios y falsedades. E insisto, dejemos de marear la perdiz con tonteces partidistas o de moda. Que nadie nos imponga una prefabricada “hoja de ruta”, pues ésta ha de ser personalísima e irrepetible, que lleve a su plenitud nuestra condición humana y en la que cada una y cada uno veamos en conciencia el camino a seguir.

Noticias relacionadas

La feria de las vanidades

Como en aquella novela de W. Thackeray, que fue publicada por entregas, la feria de Málaga cada día “nos trae su afán”

Hoja de buenas acciones

Hoy me he vuelto a levantar con la noticia de otra violación en mi ciudad, la segunda en las Fiestas de Gracia de Barcelona

Sentido de urgencia y necesidad de cambio

“Una transformación de mente y ánimo no excluyente es culminante, sobre todo para el bienestar de las generaciones venideras”

¿Por qué el Gobierno intenta imponernos cómo vivir nuestra existencia?

¿Es la libertad algo más que el derecho a vivir como se desee? Nada más. (Epícteto)

Mi barrio y yo

Mi pregunta para Ada Colau es, si llega a leerla claro: ¿Está usted dispuesta a asumir las consecuencias, y de qué modo personal alguno, si uno de esos extranjeros por ejemplo viola o asesina a alguna persona en nuestra ciudad?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris