Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Oreja de cartón

Mario López
Mario López
martes, 12 de agosto de 2008, 22:45 h (CET)
Aunque la pobre tenía una oreja de cartón que le hacía desafinar como una radial en domingo de resaca, tenía tanto gusto cantando y era tan ideal que llevo años escuchándola a diario. Audrey Hepburn cantando Moon River es la cosa más deliciosa que he podido conocer. Y así estoy, como una cabra, todas las noches oyéndola desafinar, susurrar y besarme los oídos con esa singular voz que Dios le dio. Y digo Dios porque no se me ocurre nada mejor, que no por creer en él. Me pasa lo que al Gobierno, que no sabe cómo sustituir las ceremonias religiosas con actos civiles. Pero es que Audrey Hepburn se merece hasta que exista Dios. No se me ocurre nada mejor que escucharla cantando Moon River a su manera, a esa manera que sólo muy poquísimas personas tienen. Me he preguntado tantas veces por qué no será todo el mundo como Audrey Hepburn. La verdad es que se la respuesta: porque nadie querría morirse nunca y entonces habría que matarlos. Y eso, además de no estar bien visto en el código penal, atenta contra un mandamiento que ya se me olvidó. Lo que es la falta de costumbre.

Esta madrugada nos ha llegado la noticia de Isaac Hayes. Un músico para muchos de nosotros sensacional. Pero hay más hombres y mujeres en el mundo. Si a todos les tuviéramos esa adoración, todos seríamos como Audrey Hepburn. Y se nos podría perdonar, además, la oreja de cartón.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris