Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Estos molinos de viento son reales

Elisa Gilabert
Redacción
jueves, 7 de agosto de 2008, 17:32 h (CET)
Querida sociedad civil, queridos conciudadanos, diez años de sufrimientos consecuencia de errores médicos y ocho años de sufrimientos consecuencia de… aquí me detengo, porqué no se bien si se trata de la incompetencia de los operadores judiciales o como leí hace poco ¡Qué difícil distinguir entre la injusticia y la ilegalidad! La actitud que muchos muestran frente al drama de las negligencias médicas son pan de cada día, pero detrás se protege y esconde a un conglomerado que es fuerte y no debe ser molestado con casos tan corrientes. Saber cuantas personas han sido victimas de “horrores médicos” y carecen de toda defensa, seria dejar poco menos que en bragas al Estado de Derecho, ósea que estamos hablando de un país democrático, ¿Es inútil perseguir algo de justicia? Dado que en la escala de la creación todos somos iguales, es imperativo que todas las leyes sean equitativas en su aplicación. Pues, ¿Cuál es la base de la libertad y cuáles son las razones que el hombre abriga si no son iguales ante la ley?

No voy a ir con paños calientes para con los profesionales que cumplen con su obligación y se exigen el máximo, conscientes que tienen entre sus manos el bien mas sagrado, la vida de otro ser humano, ni a los que luchan a diario y sin tregua por los derechos que en justicia les corresponden a las personas que depositan en ellos su confianza, porque ellos no lo necesitan, no se encuentran entre estos personajes inhumanos que hacen de la Medicina y el Derecho endiosados en sus pedestales sociales, solo un medio para enriquecerse, con el desprecio mas absoluto a sus compañeros y a la ciudadanía, amparados en un extremo insostenible del corporativismo profesional. ¿Los políticos no sabes de estos casos?. Y luego nos quejamos de los sinvergüencería de los de allá, las bajezas de los de acá etc, mi agradecimiento a todos los amigos de la red que han colaborado en esta breve nota.

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris