Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El arma de los cobardes

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
miércoles, 6 de agosto de 2008, 15:41 h (CET)
Los creadores de la comparsa homosexual, han reanudado la barbarie frente al libre albedrío religioso. Año tras año, exhiben una payasada colectiva con la locución de eslóganes procaces, toscos y vejatorios.

Ha tornado esta repugnante tropa. Un día al año, el corazón de la urbe se trueca en señorío robado por un pandilla muy poderosa, cerca de los espectros que toman decisiones políticas y en los forjadores de la opinión pública. Los cristianos, sus imágenes y ministros, se han convertido en el punto de mira.

Cada año, las mofas, las blasfemias, el atropello público de los católicos a lo largo de la insoportable comparsa suben de tono. En la última celebrada, los vilipendios contra el cardenal Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal, lograron altos niveles de injuria, una clara incitación al desprecio religioso y una embestida a los sentimientos de los católicos.

Son comportamientos, sintetizados como desacato, por los artículos 170 y 525.1 del Código Penal. Por esa razón, se ha acusado, ante la Fiscalía General del Estado, a los generadores de la vejatoria cabalgata.

Además, siempre he afirmado y seguiré reiterándolo, que la blasfemia es el arma de los cobardes.

____________________

CLEMENTE FERRER ROSELLÓ. Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad. Madrid.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris