Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La Justicia sigue a trompicones

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 4 de agosto de 2008, 23:11 h (CET)
Uno lee la prensa, escucha la radio y ve, a ratos, algo de la información televisiva, se espanta, intenta reflexionar sobre las noticias de las que se ha enterado o, se cree haberse enterado, y luego, siempre desde el punto de vista del más humilde ciudadano de a pie, intenta escribir sobre las conclusiones que ha sacado de toda la amalgama de información recogida. Nadie quiera buscar en mis opiniones nada más que la expresión de una persona que vive, lo mismo que tantos otros millones de ciudadanos, en una nación en la que, por desgracia, andamos sobrados de sobresaltos y excedidos de problemas de toda índole, a los que debemos enfrentarnos para conseguir superarlos si es que queremos mantener una existencia digna. Siempre he sostenido que hay personas que son grandes expertas en determinados temas de la ciencia, política, cultura, religión, justicia y tantas otras materias, que están más dotadas para impartir enseñanzas sobre ellas, sin embargo, miren ustedes por donde, siempre, sin excepción, los resultados, tanto buenos como malos, de las decisiones que toman estos sabios, acabamos por padecerlas o gozarlas, según los casos, esta gran masa que formamos lo que se ha dado por llamar el pueblo llano, o sea, los currantes corrientes y molientes.

Y me he permitido darles el tostón con esta parrafada con la que he iniciado mi trabajo para, acto seguido, comentarles unos hechos que, a mí, me han escandalizado y que, sin embargo, parece que a quienes tienen a su cargo la promulgación de leyes y la vigilancia del funcionamiento de la justicia no les ha inquietado, hasta que se han encontrado con la patata caliente en las manos, tarde para enmendar su error y mostrando sus vergüenzas ante una ciudadanía, que se hace cruces de que tamaña barbaridad se haya producido, sin que a nadie de los funcionarios encargados de la justicia se le haya ocurrido denunciar un hecho ni de intentar ponerle remedio. Me refiero, como ya habrán adivinado, a la excarcelación del señor De Juana Chaos y de la puesta en libertad de la etarra Elena Geloki, para que pueda hacerse un tratamiento de fertilidad, porque, señores, si un tema es sangrante el otro no le va a la zaga. Empecemos por aclarar que no se pone en discusión la legalidad de la puesta en la calle de un asesino con 25 muertes a su espalda ¡qué ya tiene bemoles! Porque, por desgracia, los que han hecho las leyes no previeron que esto pudiera ocurrir, aunque, posteriormente, lo enmendaron; pero lo que ya no tiene perdón de Dios es que haga tres años que existen denuncias de irregularidades sobre los estudios de enfermería del señor De Juana y estas denuncias hayan quedado en el olvido sin que ni la fiscalía ni los organismos pertinentes hayan tenido tiempo para ocuparse de ellas, para el caso de que se confirmasen las malas prácticas, prevaricaciones o posible cohecho en las actas académicas o en el expediente personal del etarra, se le hubieran podido privar de los beneficios que la ley le otorgaba para reducir su condena.

Si malo es que la norma conceda beneficios penitenciarios por el simple hecho de estudiar una carrera, todavía peor es que pueda salir a la calle un sujeto que ha dado evidentes muestras de su peligrosidad y falta de arrepentimiento. Y es que, señores, ya nos hemos acostumbrado a que nuestros representantes en el Parlamento se dedique sólo a los temas que les conciernan a ellos por sus afinidades políticas y, sin embargo, se dejen en la estacada asuntos que afectan a todos los ciudadanos y que, por negligencia o conveniencias políticas, se vayan dejando en el baúl de los recuerdos hasta que, un suceso como el que comentamos, les obliga a desempolvarlo; cuando ya es tarde y el mal se ha consumado. Tres años viene durmiendo el sueño de los justos la famosa denuncia sobre los supuestos amaños del expediente académico de De Juana y, en todo este tiempo, nadie se ha acordado de que pudiera ser que el etarra se beneficiara de unas reducciones de sus penas que no le correspondían. ¿Alguien se ha ocupado de pedir responsabilidades por ello? No. Parece que en este país esto de pedir dimisiones, incoar expedientes disciplinarios y aplicar sanciones a los funcionarios públicos, cuando cometen irregularidades, está mal visto; vaya, que el corporativismo en estas profesiones puede con la legalidad y así quedan impunes quienes deberían ser castigados. Pero ya estamos acostumbrados porque, en esta tierra que pisamos, esto de dimitir no se estila y quien más quien menos se aferra con garfios de acero a su respectiva poltrona.

Pero, si en el caso de De Juana, la ley parece que se ha cumplido, donde es evidente que se han producido algunas irregularidades o, al menos, unas actuaciones que, para cualquier persona con sentido común, son incomprensibles; es en el caso de Elena Cheroki que fue condenada el pasado diciembre a 13 años de cárcel y ahora resulta que ha sido excarcelada, en situación de libertad provisional, con el beneplácito de la Audiencia Nacional, el día 1 de julio pasado. Sólo unos meses de condena y ya se le ha dado pucherazo a la sentencia permitiendo a la militante de EKIN y responsable de comunicación de XAKI, que salga en libertad como si tal cosa. Pero ¿saben ustedes la causa de tamaña anomalía? pues, señores, ni más ni menos que a esta señora se le ha ocurrido hacerse in tratamiento de inseminación in Vitro y, por ello, ¡precisa de un ambiente tranquilo para que el proceso tenga efectividad! ¡Toma candela! Lo primero que se me ocurre es preguntar, a quien le corresponda, para que nos diga si esta medida es de aplicación general a todas las reclusas de España, porque, en caso contrario, estaríamos ante un caso de clara discriminación. Porque se me ocurre que toda aquella reclusa que quiera obtener la libertad provisional no tiene otra cosa que hacer que pedir la inseminación en Vitro.

Es posible que no sea preciso que se quede embarazada y que sea suficiente que reciba el tratamiento. Quiero imaginar lo que sucedería si, a los pocos meses, le da por abortar ¿se la volvería a ingresar en prisión? Una de las muchas arbitrariedades a las que nos tienen acostumbrados los tribunales de justicia en este país; como ocurrió cuando se liberó a Otegui y a los pocos meses se le volvió a encarcelar, porque al Gobierno le convino o cuando no se detenían a los etarras porque se negociaba con ellos y, tan pronto como se rompió la negociación, se los volvió a apresar. Es decir que, para el pueblo llano, resulta incomprensible lo que pasa con la Justicia en España, pero ¡claro! los ciudadanos de a pie somos sólo eso, por tanto, es probable que lo que nosotros opinemos esté equivocado y sean ellos, los que dirigen el país, los que estén en lo cierto. Pero, visto lo visto, y ateniéndonos a la situación actual de nuestra Nación, me atrevería a opinar que es posible que no andemos tan equivocados. ¿O sí?

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris