Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Salud   -   Sección:  

Belleza vs Tabaco

Carla Goledo
Redacción
jueves, 31 de julio de 2008, 22:00 h (CET)
• Las arrugas prematuras surgen en fumadores de entre 25 y 30 años • La piel se vuelve grisácea y menos luminosa • Las arrugas se concentran sobre los labios y alrededor de los ojos

Hay muchas y conocidas razones por las que una persona debería dejar de fumar: los riesgos para su salud y las personas de su entorno, el gasto económico que supone, el empeoramiento de su calidad de vida… Pero además, el tabaco influye de forma muy negativa en nuestro aspecto físico ya que es uno de los principales agresores externos de nuestra piel.

Tanto el acto de fumar como los componentes del tabaco, entre ellos la nicotina, favorecen la formación de arrugas en todo el rostro. Las primeras en aparecer son las de los labios y los ojos (patas de gallo), debido a la acción repetida de fruncir la boca y entrecerrar los ojos mientras se inhala el humo del cigarrillo. “Estas pueden surgir de forma prematura en personas de entre 25 y 30 años que llevan una media de 10 años fumando”, comenta el Dr. José Luis Vila Moriente, vicepresidente de la Sociedad Gallega de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SGCPRE). “Al fumar se contraen los vasos sanguíneos, con lo que se reducen los flujos de sangre y oxígeno a la piel, esenciales para mantener una epidermis sana. Esto provoca la aparición de arrugas que dan a los fumadores, especialmente las mujeres, un aspecto mucho más avejentado que el de otras personas que no fuman”.

Las personas que llevan más de 10 años fumando son fácilmente reconocibles por dermatólogos y cirujanos plásticos y estéticos. “Es lo que denominamos “cara del fumador”, con más arrugas, más marcadas, una piel más grisácea, menos luminosa y más atrofiada”, comenta el Dr. Vila.

Otras de las consecuencias derivadas de este hábito son los problemas de cicatrización de los fumadores. En cirugías que requieren anestesias generales y en consecuencia la intubación del paciente, pueden aparecer problemas derivados de las secreciones características de los fumadores. Del mismo modo, para anestesias locales, siempre se recomienda dejar de fumar, aunque sea de forma transitoria, para ayudar al cuerpo a cicatrizar.

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris