Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

Pagamos los de siempre

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
jueves, 31 de julio de 2008, 09:34 h (CET)
Llevo unas cuantas semanas dedicando mi columna semanal al lío que hay montado en el Valencia y he decidido que esta semana no voy a seguir por el mismo camino, porque en este club pase lo que pase, siempre queda algo todavía que no hemos visto, así que me esperaré a que Mestalla se derrumbe o a que el nuevo presidente se ponga a jugar de portero.

Pero la situación del Valencia me sirve para darme cuenta de que el fútbol se está desmoronando, aunque en realidad son los clubes quienes se desmoronan, y si alguien no lo remedia, se avecina una grave crisis financiera.

El fútbol es un deporte en un mundo fuera de lo común. Siempre me he preguntado en qué momento se llegó a pagar tanto por un futbolista que con ese dinero se podrían liquidar las deudas de muchos países del tercer mundo. El problema de la financiación de los clubes radica en la publicidad. Si hay mucha publicidad, se ingresa dinero. De lo contrario, hay que apretarse el cinturón.

Pero en el fútbol, pocos se aprietan el cinturón y, si no hay dinero, se saca de cualquier rinconcito y ya se devolverá. Los clubes profesionales tienen deudas estratosféricas que a ningún terrícola nos permitirían pero ahí siguen.

El fútbol depende tanto de la televisión que en unos años tendrá que buscar nuevas formas de financiación porque la caja tonta ya no da más de sí. Pero si a un club se le paga por publicidad, el resto también pedirá más y tendrán que ofrecer fichas más altas a sus jugadores porque sino se marcharán a equipos dónde les ofrezcan más ingresos. Y así se crea un círculo vicioso del que nadie puede salir y en el que, en lugar de reducir los gastos, cada temporada se incrementan y así las deudas.

Es imposible controlar el gasto de un club, los precios de los jugadores o sus fichas, pero si es posible controlar la publicidad o los ingresos por derechos de televisión. Con menos ingresos, los clubes se verían obligados a reducir las fichas injustas y demasiado elevadas de sus jugadores, que recordemos que sólo son personas que practican un deporte y viven gracias a los productos con sus nombres que nosotros compramos.

Seguramente con una reducción de los ingresos no cambiará la situación de los clubes ricos y menos ricos, pero si será distinta la situación del fútbol profesional respecto a la sociedad, ya que sus deudas no serán galácticas ni precisarán de la ayuda de las instituciones públicas.

En algún momento el fútbol tendrá que volver a poner los pies en el suelo, al menos el español. No conozco la situación en otros países, pero aquí se debe demasiado dinero y siempre lo acabamos pagando los mismos.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris