Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cristianismo originario  

La "tentación" de conocer la identidad humana

José Vicente Cobo
Vida Universal
miércoles, 30 de julio de 2008, 01:27 h (CET)
En el marco de un evento celebrado por la Academia papal de científicos, pudimos escuchar del Papa el siguiente discurso: "Nuestra vida tiene un sentido; ahora que la ciencia ha descubierto tanto sobre el ser humano y el universo, es grande la tentación de querer determinar exactamente la identidad del ser humano, para incorporarla al conocimiento que se pueda tener sobre él. Para no ceder a esta tentación se necesita la antropología, la filosofía y también la teología. Ya que estas permiten al ser humano mantener su propio misterio. Ninguna ciencia puede decir lo que es el ser humano, de dónde viene y a dónde va".

¿Pero puede acaso la teología determinar la identidad del ser humano?, pues a la pregunta "de dónde venimos y a dónde vamos", da respuestas poco satisfactorias. La teología católica dice algo así como que soy un producto casual del engendramiento humano, en este engendramiento humano se formó mi alma, que antes no existía, y esta alma se desarrolla durante 70-80 años. Si mi alma vivió en un cuerpo humano que no recibió los sacramentos de la Iglesia ni la extremaunción, es decir que no fue bautizada, o si quizás una persona fue católica pero no practicante, después de los 70-80 años, es decir, despues de su muerte, según la Iglesia católica, estará bajo la amenaza de la condenación eterna.

Así que la respuesta de la teología católica a la pregunta de dónde vengo, a dónde voy, lleva a un callejón sin salida y le puede llevar a uno a la desesperación. Un triste y absurdo final para miles de millones de personas en todo el planeta que pertenecen a otra religion o que habiendo sido bautizados se han desligado de la iglesia católica; para todos ellos supuestamente su vida no ha tenido ningún sentido, además de esperarles el más oscuro y macabro destino, el infierno.

Es curioso que el representante de una organización que se situa por encima de las leyes estatales de cualquier pais, que lleva a las personas a un callejón sin salida en cuestiones tan serias como pueden ser su destino, y que causen miedo y confusión al hablar de la condenación eterna y del infierno, reciba tanto dinero de los Estados católicos de todo el mundo, máxime cuando se sabe que sus operaciones financieras suelen ser bastante turbias.

Por este y por otros muchos motivos, un librepensador crítico que observe y reflexione sobre por qué en la mayoría de países europeos a los representantes de esta Iglesia se les ve siempre en primera fila, sentados entre altos cargos políticos y poderosos de este mundo, cuando tanto su dóctrina como sus actuaciones dejan tanto que desear y cuando el ejemplo de Jesús de Nazaret fue opuestamente otro, lleno de esperanza y consuelo para todos, sabrá que lo que se debe hacer es actuar en consecuencia, es decir, liberarnos de la tutela eclesiastica de una vez por todas.

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris