Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Embaucadores versus “antipatriotas”

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 30 de julio de 2008, 01:27 h (CET)
¿Recuerdan ustedes cuando el señor Rodríguez Zapatero nos llamó, a los que estábamos convencidos de que no íbamos a poder esquivar la crisis que se cernía sobre España, “antipatriotas”? Y no creo que se les hayan olvidado aquellas declaraciones de nuestro presidente cuando, buscando justificar el aumento del desempleo, utilizó aquella frase lapidaria “la previsión de paro que se puede esperar en los próximos años siempre será mejor que la mejor que tuvo el PP de Aznar”. Aunque, evidentemente, hubiera sido mejor para España que hubiéramos estado equivocados, ahora que los peores augurios se han materializado e, incluso, los más pesimistas nunca hubiéramos podido pensar que la recesión llegara al punto en que nos encontramos en estos momentos; no me queda más remedio que recordar a aquellos incautos que se dejaron seducir por los cantos de sirena de ZP y lo votaron; a todos los progresistas de la farándula que nos tachaban de involucionistas, franquistas y retrógrados por no confiar en ZP y por abominar de su frivolidad, ante el peligro que se anunciaba desde todos los países vecinos y las advertencias procedentes de las más altas y solventes instancias del mundo de las finanzas; lo equivocados que estuvieron, lo insensatos que fueron y lo ¡antipatriotas!, que resultaron ser, al postergar el bien de España y los españoles a sus intereses partidistas y a su fanatismo izquierdista.

Sería conveniente que aquellos que tuvieron aquel “fino instinto político” que los llevó a embaularse las prédicas del señor ZP y de su corte de seguidores; así como todos aquellos otros partidos políticos que tanto se destacaron haciendo el vació a la derecha, para buscar sacar beneficio de su apoyo al PSOE ( CIU, Tripartit, PNV, PNG etc); que ahora entonasen el “mea culpa” por haber contribuido a que un gobierno incompetente, fanático, resentido y absolutista, haya conducido a nuestra nación a la situación en la que nos encontramos en la actualidad. Porque, a ver si nos aclaramos, un aumento del desempleo que nos lleva a las cotas del 10’44% (superior al 10’1 que fue el desempleo que dejó Aznar al ceder el gobierno al PSOE), sin que se descarten nuevos aumentos de aquí a final de año ( recuerden a ZP prometiendo para este ejercicio ¡pleno empleo!); un PIB del 1’6% para este año y de un 1% para el 2009 (cuando Solbes confeccionó los presupuestos para el 2008 en base a una previsión de crecimiento del 3’2%); un déficit de 3.865 millones de euros para el 2009 ( basado en simples estimaciones), ¿ se puede compaginar con aquellas palabras del Presidente diciendo que España era fuerte y que estaba mejor preparada que Europa para afrontar una crisis?, ¿ hay alguien en este país que todavía se lo crea?.

Mientras, a todo esto y con un déficit exterior de un 13%, el señor Solbes sigue considerando que “ el gobierno no es responsable de la crisis económica” y, cuando se le recrimina que no haya dado una desde que se anticipó la crisis de las sub prime, se limita a contestar que: “ Todo el mundo se equivoca”; aunque no ha explicado todavía el porqué, en un corto espacio de tiempo, todo un vicepresidente del Gobierno ha tenido que rectificar por tres veces sus predicciones del PIB ( des el 3’1% hasta el 1’6% actual). Otro en su lugar ya hubiera dimitido, pero él, se aferra a su cargo Tampoco entendemos al señor ministro de Trabajo, señor Corbacho, que se muestra convencido de que el Gobierno mantendrá el Estado del Bienestar cueste lo que cueste. Lo que no ha dicho es cómo lo van a hacer si los ingresos disminuyen y se ven obligados a atender a un desempleo desbocado. Claro que luego se queda tan pancho, cuando le aprietan los tornillos, confesando “ Si eso es déficit, pues es déficit” ¡un prodigio de inteligencia! Para él “si hubiera dificultades financieras para pagar el desempleo el Estado haría las aportaciones necesarias”, terminando por reconocer que quienes tienen las competencias en materia de políticas activas de empleo son las comunidades autónomas. Un método que debe haber aprendido de Pepiño Blanco que todavía no se ha apeado del burro, pretendiendo endosarle al PP todos los problemas que ahora tiene el PSOE, olvidándose de que ya llevan más de cuatro años gobernando y que la crisis no se desató gobernando el PP, sino estando ellos en el poder. Pero la demagogia es inherente a este sujeto.

Uno se pregunta cómo todavía subsistimos en manos de ineptos, personas sin una preparación técnica adecuada para el cargo que ocupan, aupados a los puestos ministeriales no por su formación ni por destacar por sus méritos propios, sino por haber sabido desenvolverse dentro de los entresijos de las influencia dentro del partido. El ministerio de Trabajo no es como el de Igualdad donde, como no se sabe para lo que sirve, cualquier paniaguado vale; por el contrario, aquél se ocupa de algo tan importante como son los trabajadores y, quien lo ocupa, debe ser un perfecto conocedor de los problemas laborales, de su legislación y de los apuros de las empresas, para así disponer de una perspectiva global que le permita actuar en consecuencia con la situación económica y financiera de cada momento.

Lo que resulta evidente es que, cada día que pasa, la situación del señor Zapatero es más precaria y que, o mucho me equivoco, o se le están acabando las posibilidades de mantener a la ciudadanía engañada, dándole gato por conejo. Le queda una dura tarea por delante, en la que deberá demostrar que, aparte de mentir, engañar, tergiversar y descalificar al adversario, va a ser capaz de encontrar el medio para que podamos salir de la crisis sin que, para ello, nos veamos obligados a tener que salir por las calles a mendigar. La desconfianza de la población cada vez es más patente y, una reciente encuesta del CIS, ya detecta que un 42% de los españoles cree que la recesión irá en aumento y que un 56% está convencido de que la marcha de nuestra economía es muy mala. Será de ver si, como se predice, el número de desempleados supera los tres millones y los ingresos que recaude el Estado, como es de prever, vayan disminuyendo; cuáles van a ser las medidas de que se valdrá este Gobierno para salvar la situación. El problema de atender, con las arcas del Estado en números rojos, a los subsidios de un desempleo desbocado, al aumento de coste de los combustibles, a incrementar el gasto público para dar más ocupación y, además de todo esto, conseguir mantener el Estado del Bienestar, sin defraudar a aquellos ciudadanos a los que se les prometió el oro y el moro, puede resultar una tarea de titanes. Hace poco la ministra dijo que, para poder atender la Ley de Dependencia no había suficiente dinero, y esto que era la Ley estrella de la pasada legislatura. Lo vengo repitiendo: el talón de Aquiles del señor Zapatero lo tiene en la economía y puede que sea ésta quien le ponga en su sitio, so pena de que haya sido el primero en descubrir la cuadratura del círculo y lo mantenga oculto.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris