Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El día de los abuelos

Carmen Ramírez (Vélez-Málaga)
Redacción
miércoles, 30 de julio de 2008, 17:39 h (CET)
En la festividad de San Joaquín y Santa Ana celebramos el día de los abuelos, al ser ellos los padres de la Virgen María, nos recuerdan el papel tan importante en la educación y transmisión de la fe y los valores que debemos transmitir a los hijos, ellos en su tiempo y circunstancias fueron un eslabón precioso del proyecto de salvación de la humanidad.

Los abuelos son un tesoro para las nuevas generaciones, por sus testimonios, su experiencia en todos los órdenes son eso un tesoro infinitamente superior a lo que ofrece hoy la sociedad de consumo, porque nos enseñan con otro lenguaje diferente y con otra visión sosegada de ver las cosas.

Los abuelos se toman con absoluta seriedad a los nietos, los escuchan y les cuentan historias que excitan la curiosidad y la imaginación de los pequeños. Ellos con su sabiduría, cariño, paciencia y mucha ternura saben transmitir recuerdos y tradiciones familiares. Les enseñan a ser leales, sinceros, trabajadores, fieles, generosos, con ideas claras de lo que está bien o mal. Que sepan lo que es la buena educación, los buenos modales, el respeto a todos, hablarles de todas las virtudes humanas para que de mayores puedan hacer una sociedad más justa, más solidaria, menos egoísta y ambiciosa y, que vean con los ojos del alma que el ser humano vale por lo que és, y no por lo que tiene.

Ahora cuando los ataques contra la familia parecen arreciar, debemos guardar con fortaleza ese patrimonio recibido de nuestros padres. Las nuevas circunstancias piden familias coherentes, generosas en su comportamiento. También debemos fomentar y mejorar la costumbre de respetar y querer a los abuelos. Procurando que estos se sientan útiles, que sientan que les hacemos caso; deben sentirse queridos.

Ojala que, bajo ningún concepto sean excluidos del círculo familiar. Son un tesoro que no podemos arrebatarles a las nuevas generaciones.

Yo, al menos, eso es lo que intento inculcarles a mis hijos.

Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris