Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Amigos por el oro negro

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 28 de julio de 2008, 22:52 h (CET)
Hace aproximadamente siete meses de la famosa frase, aquella del “¿por qué no te callas?” que el Rey de España dedicó al mandatario venezolano Hugo Chávez. Dado que el Presidente venezolano no goza de demasiados partidarios entre una determinada prensa española los corifeos de costumbre alabaron la frase de D. Juan Carlos sin parar mientes en que si el venezolano padecía de una irrefrenable incontinencia verbal la respuesta del monarca español no le fue a la zaga y sencillamente fue una salida de tono que D. Juan Carlos nunca se debió permitir. Ahora, pasada ya la fiebre halagadora de tantos aspirantes a consejeros áulicos, y después de que algún que otro espabilado se permitiera imitar la voz real para llevarla a los teléfonos móviles en forma de avisador de llamada las aguas han vuelto a su cauce y la diplomacia, el buen hacer y el sentido común han acabado triunfando sobre la incontinencia de la palabra en uno y otro mandatario.

Dicen que el tiempo todo lo cura y en este caso lo que en un principio pareció una guerra verbal entre Venezuela y España simplemente ha quedado en una tormenta en un vaso de agua y si alguien se sintió humillado u ofendido por las palabras pronunciadas por el otro el olvido ha sido el bálsamo sanador para que las aguas vuelvan a su cauce y retorne eso que los buenos cronistas han llamado durante tantos años la tradicional amistad entre Venezuela y España. El Reino de España es el báculo de apoyo que tiene Venezuela ante la política de inmigración de la Unión Europea, cada día más estricta, y, por contra, Venezuela supone, y más en épocas de crisis como la actual, un punto de apoyo en el necesario suministro del petróleo, ese oro negro que hoy por hoy es el principal motor de la economía mundial. Así que envueltos en la metafórica viscosidad petrolífera ambos mandatarios se han dado la mano, han bromeado y han olvidado que un día uno mandó callar al otro.

Cuando la necesidad aprieta hacemos de tripas corazón y abrimos la puerta de casa al visitante que nos pueda hacer más halagüeños los tiempos aunque éste no sea un dechado de portentos y buena educación y además, como hizo Chávez, llegue tarde. Hugo Chávez no se caracteriza por su buenos modales, no deja de ser un tosco militar formado en la rudeza de los cuarteles y el rancho cuartelero, y sus formas democráticas tienen más de una laguna, pero es el primer mandatario de uno de los principales socios de la OPEP, y por ello tanto el Rey como Zapatero han tenido que poner al mal tiempo buena cara y recibirle en Marivent y Moncloa.

Y la silenciosa y meritoria labor de la diplomacia española ha dado sus frutos. Hugo Chávez ha venido a España con la mano de la amistad abierta, él sabe que necesita el apoyo español y que no puede dejar que su tradicional incontinencia verbal levante un muro de incomprensión entre Caracas y Madrid. Y nuestro gobierno es consciente de que uno de los factores que tienen incidencia en la actual crisis económica es el precio del barril de crudo que ayer cotizaba a 124 dólares. Por ello ha sido acogida satisfactoriamente la propuesta del mandatario venezolano de suministrar de manera inmediata 10.000 barriles diarios, ampliables a 200.0000 con el tiempo, a 100 dólares por barril pagaderos mediante un fondo que servirá para transferir tecnología española e infraestructura a la nación venezolana. Y cómo en los cuentos de reyes y princesas el incidente verbal ha tenido un final feliz aunque no comieran perdices ni fueran juntos a la playa como el venezolano insinuó.

Unos y otros han olvidado viejas rencillas y salidas de tono y gracias al viscoso oro negro han vuelto a los caminos de la camaradería y la amistad, y como viejos amigos se han intercambiado regalos. El del Rey a Chávez ha sido una camiseta con la famosa frase del ¿Por qué no te callas? que, según dicen, envió en su día a La Zarzuela Bush padre y que D. Juan Carlos reservaba para un momento como éste. El venezolano llegó con unos miles de barriles de petróleo debajo del brazo y a precios de rebaja. Esperemos que cumpla con su promesa de que nunca le faltará petróleo a España mientras en el Orinoco siga manando el negro liquido y que el beneficio económico nos llegue a todos y no sólo a los grandes accionistas y gerifaltes de Repsol que son los que cortan el bacalao en estas cosas energéticas y con cuyo Presidente se vio Chávez antes de abandonar España.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris