Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Agreda

Rafael del Barco
Redacción
lunes, 28 de julio de 2008, 18:02 h (CET)
Julio 2008. Juntar dos huevos fritos con chorizo y mis trascendencias sobre crisis, corrupción y cárceles, no cuadra. Y menos después de un largo paseo por los Huertos Árabes, partiendo del camino entre el Santuario de la Venerable y el cementerio, pasando ante la Puerta Califal y los restos de la fortaleza mora, hasta topar con la recién inaugurada depuradora. El río Queiles, más bien una canalizada acequia que cíclicamente arrasaba el pueblo y comarca, lo había paseado por los 80, y quizá le debo con las excursiones a pie a Vozmediano, la Aldehuela, Olvega o la decrépita estructura del Sanatorio del Moncayo, parte de mi recuperación de los tres años de cárcel.

Pero el pasado se emperra en aparecer. Un anciano, todos por los huertos lo son, concediendo a mis 68 años una envidiada juventud, tras confundir viejas familias del lugar, me contó que su padre en los 40 pasó un año en la cárcel de Torrero por unos sacos de grano vendidos de estraperlo. Aquel año y un “se lo quitaron todo” quitaba hierro a lo mío, como también vivirían poco y mal los picapedreros que construyeron los tan impactantes torreones de las murallas, o el sólido Palacio de los Castejones, rehabilitado por y para la Diputación de Soria.

Una gozada tropezar con dos mozos de 85 años, azada en mano, cosechando acelgas y cardos. Pero no me zafé de sus penas y la crisis con el abono y gasoil en plena escalada de precios y la imposibilidad de nuevas generaciones cultivando los huertos tan bien trazados y regados desde los invasores árabes.

Negándome al pesimismo, aquello es demasiado hermoso para imaginarlo tragado por la globalización y el abandono, me dije que aun se puede huir del mundanal ruido… forzando la imaginación, por unos días… y pegado a Internet.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris