Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Intelectuales moderados y la chequera imperialista

Luis Agüero Wagner
Redacción
jueves, 24 de julio de 2008, 10:43 h (CET)
En Diciembre de 1967, 14 destacados intelectuales de la Freedom House que manifestaron ser “el sector moderado de la comunidad académica”, alabando las políticas de EEUU en Asia (en pleno Vietnam), de las que dijeron que eran “destacadamente buenas”, especialmente en Indochina, donde la valiente defensa de la libertad que hizo el imperio contribuyó “al equilibrio político en Asia”, mejorando “la moral y las políticas de nuestros aliados asiáticos y de los neutrales”. También citaba como un “gran triunfo” a los “cambios espectaculares” en Indochina durante el año 1965, cuando los militares inspirados por la posición estadounidense tomaron el poder y asesinaron a cientos de miles de personas, en su mayoría campesinos sin tierra.

Se trataba, por supuesto, de intelectuales y periodistas vinculados a las fundaciones vinculadas a la CIA durante la guerra fría.

“Mucho de lo que hoy hacemos, lo hacía ya hace 25 años la CIA de manera encubierta” declaró Allen Weinstein, historiador y primer presidente de la National Endowment for Democracy (NED) –Fundación Nacional para la Democracia- una asociación estadounidense sin ánimo lucrativo y con objetivos particularmente virtuosos: promover los derechos humanos y la democracia.

La NED aun no existía cuando el 26 de febrero de 1967 The Washington Post desató un escándalo con repercusiones internacionales: develaba que la Agencia Central de Inteligencia, CIA, financiaba en el exterior a sindicatos, organizaciones culturales, medios de comunicación, así como a reputados intelectuales. Por el articulo se supo cómo hacía llegar el dinero. El ex oficial de la Agencia que falleció en enero del 2008, Philip Agee, lo confirmó en varios de sus libros: “La CIA utilizó conocidas fundaciones estadounidenses, pero también otras entidades creadas para tal fin y existentes sólo en el papel”.

La NED es un organismo que también tiene su historia en Paraguay. En una carta de marzo de 1989, el ex agente de la CIA Timothy Towell reconoció que numerosas instituciones paraguayas habían recibido dinero de la NED, que desde 1985 tenía una oficina en Montevideo, Uruguay. El dinero estaba destinado a madurar la idea del cambio en Paraguay, sentando las bases para el post-estronismo, es decir, para que luego de ser derrocado el dictador Alfredo Stroessner el país siga en manos de los aliados del imperio.

Considerando inminente el fin del dictador al que habían impuesto en tiempos del Big Stick, Washington se movilizaba para impedir que sus adversarios tomen las riendas del Paraguay a su caída, para lo cual se apresuró a ganar para su causa a los disidentes con una muy buena remuneración. Estos “estrechos vínculos” se mantuvieron, y siguen vigentes hasta el día de hoy en los medios paraguayos, cuyos periodistas tanto como la intelectualidad son hoy cortesanos del embajador de George W. Bush.

El misterioso silencio ante el reciclaje del general golpista Lino Oviedo entre la intelectualidad paraguaya , en su mayoría alineados en el proyecto del obispo Fernando Lugo, no se condice con las expresiones que escuchábamos una década atrás al referirse a este subproducto de la política exterior norteamericana, que modeló la atrabiliaria mentalidad de los militares norteamericanos.

Aún está el eco en nuestros oídos de los adjetivos que usaban para descalificarlo pocos meses atrás: asesino de manifestantes, narcotraficante, magnicida, contrabandista, etc. La posición se atenuó de pura casualidad cuando el militar ingresó al Olimpo de los políticos sufragados por la embajada norteamericana a través de su Partido Unace y se apagó del todo con el reciente viaje del general para entrevistarse con altos funcionarios del departamento de estado, que impulsó a colegas suyos de tan feliz memoria como Videla, Somoza o Pinochet.

El arte de influenciar las mentes pensantes a través de la chequera imperialista, algo tan en boga en Paraguay, en realidad tiene vieja data, pero mayores datos sobre el enigma en el caso paraguayo pueden encontrarse en: http://www.lahaine.org/index.php?p=31659

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris