Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Bombonera   -   Sección:  

Un sueño que se hizo real

Manolo Monfort
Manuel Monfort
jueves, 24 de julio de 2008, 10:48 h (CET)
“Quiero subir el Villarreal a primera”. Estas palabras serán recordadas como las que salieron de la boca de Fernando Roig, cuando este se hizo con los dominios del club castellonense. Su interlocutor, José María Llaneza, pensó en aquel entonces que su jefe estaba loco. Si bien, aquello no era más que el nacimiento de un sueño, algo impensable que estaba a punto de fraguarse.

24 de mayo de 1998. Partido de vuelta de la promoción de ascenso a 1ª división. Estadio, Multiusos de San Lázaro. Rival, el Compostela. Resultado de la ida, 0-0. Esa fue la fecha señalada. Y el sueño se hizo realidad. Un golazo de Alberto bien valió un ascenso a primera división. El 1-1 sirvió para que Llaneza viera que Fernando Roig no estaba loco y que el sueño era palpable. Todo Vila-real salió a celebrarlo en una noche inolvidable para cualquier vecino de este pueblo.

El primer periplo en primera no fue especialmente halagüeño. Aún así, para el recuerdo queda la histórica victoria (1-3) conseguida en la primera visita al Camp Nou. Pero, finalmente, se pagó la novatada del primer año en primera y fue de nuevo la promoción la protagonista. Pero, esta vez, en el sentido inverso. El Sevilla subió a primera y condenó al submarino a navegar por aguas de segunda.

La temporada en segunda equivalió al segundo ascenso a primera y esta vez ya fue definitivo. Fernando Roig para la segunda temporada en primera tiró de talonario y hizo un equipo más que apañado para no pasar apuros. El resultado fue óptimo, séptima plaza y casi se consigue una plaza para la UEFA.

Y esto fue un claro presagio de lo que iba a venir en los años venideros. Las expectativas se han ido superando, temporada tras temporada, y el equipo no solo es que se haya asentado en primera división (9 temporadas en primera lo justifican), sino que ha formado una estructura muy sólida que le ha permitido alcanzar éxitos impensables.

Las posiciones alcanzadas durante estas temporadas corroboran que se están haciendo las cosas bien: un séptimo puesto, un quinto puesto, un tercer puesto…Pero, la guinda del pastel se instaló en la pasada temporada con el histórico subcampeonato. A este paso, no sería de extrañar que el submarino se alzase con el título. Esta es la asignatura pendiente, mejor dicho, es lo que tiene Roig entre ceja y ceja…y cuando el presidente del Villarreal anhela algo, ya se sabe…

Y si en España se ha hecho grande, en Europa no ha sido para menos. La culminación victoriosa de las dos Intertoto le hizo valer un billete para pasear su nombre por Europa. La Copa de la UEFA, competición en la que ha participado en tres ediciones, le ha visto auparse hasta semifinales. Si bien, la gloria se alcanzó con las semifinales de la Champions, pero el fatídico penalty marrado por Riquelme borró de una tacada cualquier sueño más grande. El submarino se ha dado a conocer por Europa y camine por donde camine, su nombre inspira respeto y admiración.

¿Y cuál ha sido la pócima del éxito? Principalmente, la impecable gestión de Fernando Roig y la acertadísima política deportiva instaurada por José María Llaneza. Este último ha demostrado su buen ojo contratando fichajes más que rentables. Cabe recordar las contrataciones de Víctor, Cagna, Riquelme, Forlán, Rossi, Nihat, Arruabarrena, Marcos Senna, Gonzalo, Godín, Belletti…y se podrían llenar muchas líneas de nombres.

Otra fuente de éxitos, es la ciudad deportiva, exponente de la cantera y de donde se han pulido buenas piezas. Los frutos, Cazorla, Arzo, Marcos, Héctor Font…y a buen seguro que en los próximos años se darán a conocer más talentos. Por otro lado, las infraestructuras también se han mejorado, Actualmente, el estadio está en fase de remodelación y pasará a tener un aforo de unos 25000 espectadores, a diferencia de los 7500 que tenía en el año 1998.

Pero, sería injusto no nombrar a otro artífice claro del éxito amarillo. Manuel Pellegrini. El preparador chileno, cuando vino a nuestra liga, era un auténtico desconocido, pero a base de unas exitosas cuatro campañas al frente del submarino se ha ganado el respeto y la admiración de todo el panorama futbolístico.

En líneas generales, todo esto son pruebas del crecimiento de este club y ello demuestra que el sueño de cualquier simple mortal de hacer grande un equipo modesto y humilde, es muy posible.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris