Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los vapores de los grandes beneficios o beneficiados

Raúl Santiago García López
Redacción
miércoles, 23 de julio de 2008, 14:12 h (CET)
Esta semana estamos asistiendo a la confirmación de la falta de previsión y del oportunismo de las grandes, medianas y pequeñas constructoras que durante la época de la especulación urbanística, en especial la inmobiliaria, contribuyeron a generar una burbuja, que el tiempo, los tipos de interés, el petróleo y sobre todo el afán por generar grandes beneficios, ha dado con el aterrizaje de morros de todos ellos.

Esto si afectara simplemente a los que se han vuelto en unos años millonarios o en otros casos ricos, no debería de importarnos, pero a quien afecta de verdad es a los miles de personas, en su mayoría trabajadores de estas empresas que no han visto esos grandes beneficios que año tras año iban marcando y que ahora parece que no han existido o se han esfumado de manera, cuanto menos extraña.

Creo que la situación cuanto menos preocupante de estos monstruos de los beneficios o de las deudas en estos momentos, tienen que hacernos recapacitar sobre el modelo empresarial español y sobre el modelo de la gestión de un bien necesario como es la vivienda o el empleo. Esta “Crisis” que nos afecta a todos se agrava por la falta de compromiso de estas macro empresas que en vez de preveer una desaceleración del mercado y hacer un buen uso de un bien necesario como la vivienda, se enrocaron en su necesidad de generar grandes macro cifras, en vez de hacer un buen uso de la bonanza económica.

Ahora somos todos los ciudadanos quienes vamos a pagar, el ansia de beneficios estratosféricos, que en un año han dilapidado en no se sabe que, y que eso dará al traste con el futuro de miles de familias, por la perdida de empleo y en otros miles de casos, por la falta de capacidad de estas empresas de cumplir con los compromisos de entregar las obras ya iniciadas y en muchos de los casos ya cobradas.

Opino que esto nos tiene que hacer recapacitar, y que las medidas que las instituciones, tienen que poner en marcha, deben ser para paliar la situación de las miles de familias que se van a ver afectadas por estos casos, y tienen que redundar en la construcción de más y mejores viviendas de protección oficial, aunque para eso haya que comprar el suelo, a un precio razonable, a las empresas que en su justa medida son también parte de la situación de “crisis” que vivimos.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris