Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Tres lazos

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
martes, 22 de julio de 2008, 08:36 h (CET)
Les propongo un sencillo juego, a la vez radical. Parto de unas escuetas actitudes accesibles a cualquier interesado. Sí, claro, detrás de cada actitud, burbujea una elección de la que no podremos escapar con facilidad; la huida, sólo será factible si eligimos no participar en el envite. Cada día nos envuelven con lazos y nos atan con nudos recios. A veces los disimulan con ofrecimientos hipócritas. Pero también nos aplican ataduras con total desfachatez, con una frescura heladora, como si fueramos idiotas. ¿Nos comportamos como tales? Cada uno de ustedes puede examinar su propio caso, esa sensación de sentirse atado a diferentes situaciones, no es difícil de apreciar. ¿A qué cosas? ¿Con qué consentimiento propio? Por ahí va el juego de hoy, se trata de elegir uno de los tres lazos propuestos en los “indrisos” que siguen; para efectuar una valoración final del resultado obtenido.

I. LA SOGA
En creciente ascenso el precio de cada
Acuciante necesidad, rebusco
El mediante remedio de tanta sed.
Atenuante crucial, artífice de un
Fiel aguante, apoyo pasajero y
Elegante. Sin esa mínima luz
Es punzante la intriga tenebrosa,
De bramante la soga recia y firme.


No paran, no cejan en su presión, las vicisitudes que cada día nos sobrevienen son constantes. De forma directa, afrontamos ese choque en varios terrenos. Que si la salud a medias o las enfermedades de lleno, con las angustias consiguientes. Asuntos familiares, con todas las penurias de los ancianos, con los quehaceres propios de la atención a los niños y su educación; así como las tan controvertidas relaciones intrafamiliares de rabiosa actualidad. En este apartado entrarian de lleno las CUITAS laborales y monetarias, tan ajetreadas y problemáticas en la actual crisis; evidente, pero no reconocida como tal por los gobernantes, pero un indudable factor opresivo para el ciudadano.

La FUERZA de la SOGA varía según el tirón de la cuerda; en el caso de las personas, los tirones proceden de orígenes diversos. He citado algunos de los más directos, pero los hay de generación foránea, menos personal y en ocasiones poco visible. Superestructuras políticas de justificaciones incompletas, grandes empresas desvirtuadas hacia grupos de presión, imperios mediáticos de propagandas peculiares perversas y frecuentemente adheridas al poder; cerrándose el círculo cuendo se conectan entre sí. Muy al fondo, pequeños individuos, comprobando qué tanto les aprieta la soga al cuello.

II. LA AMISTAD
De amistad se habla con cierta frecuencia,
De su práctica y de su real presencia.
Sin la bondad y la benevolencia,
El anhelo queda en mera querencia.
Se requiere una mínima injerencia,
Con toque de cariño en la insistencia.
Más que una cuestión de plena conciencia,
Frente al dislate oponemos clemencia.


A la vez que delicado, este segundo lazo de la amistad es ENTRAÑABLE. No conviene confundirlo con la mera camaradería de unos simpáticos compañeros de fatigas. Con el amigo se supone un salto cualitativo en esas relaciones. La definición o el concepto de amistad es una de esas cosas que cuesta precisar; donde se nota y concreta es en la práctica, aunque no se detenga uno en describirla. Se percibe en la benedicencia, sobre todo en estos tiempos, hablar bien de una persona, destacará en los ambientes modernos. Algo similar ocurre con la benevolencia, al querer lo bueno para una persona. La sinceridad respetuosa en esas relaciones, es una pieza importante. Enseguida notaremos la diferencia entre compañeros de esto y de lo otro, ante el contraste de esas relaciones, con el tono establecido entre los amigos. ¿A cuántos se podrá considerar como amigos? Cada uno juzgue por sí mismo.

III. LA ILUSIÓN
Si la evasión domina, no propicia
Esa región de los sueños, que puja
Por la versión que consiga el embrujo.
Es rebelión quien se impone para dar
A la pasión una bella carroza,
Sutil ocasión digna del disfrute.
Esa inmersión fascina y consigue una
Nueva visión, voz viva de la ilusión.


Apuros y acogotamientos, desconfianzas o disimulos. ¿Será posible mantenerse con unos gramos de ilusión? Navegamos con un gran número de renuncias, cada día desistimos de algún empeño. Con la misma o aún mayor intensidad, nos brotan las ansias o deseos encaminados a objetivos variados. Que yo diga aquí, que ese trasiego no resulta cómodo, no sorprenderá demasiado; es evidente para cada persona, bastará que miremos los asuntos propios. En ese tráfago no encaja con facilidad el concepto de ILUSIÓN, por que aturden los problemas, numerosos y acuciantes. ¿Nos quedaremos bloqueados sin más reacciones personales?

La esperanza puesta en una actuación, la forja de un proyecto atractivo; no es algo que nos caiga como brevas. Como primera iniciativa conviene rascar en lo íntimo de cada corazón. Fuera de la palabrería usual, ese rascado logrará poner de manifiesto aquello que constituye el núcleo de la persona. Desde esta base conseguiremos las VIBRACIONES fascinantes, ligados a esos factores del sujeto. Desde allí se alcanzarán otras conexiones sociales, pero no es posible prescindir de eso; no es posible, si pretendemos las mejores respuestas de cada quien. Este tercer lazo exige el mencionado rascado, en busca de la esencia individual.

Si lo miramos bien, disfrutamos de muchas posibilidades para una elección. Cuerdas y lazos, se presentan con múltiples apariencias, con unas consistencias muy diferentes. Como leve resumen, escojo hoy estos tres lazos, la continuación con los estremecimientos de la soga opresora, ¿Manjeada por quién?; apoyados con la amistad, o bien crearnos campos de ilusión. A partir de ahí, toma el mando la DECISIÓN de cada persona.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris