Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reales de vellón   -   Sección:   Opinión

Balanzas fiscales: paso. Al Gore vuelve a la carga (I)

Sergio Brosa
Sergio Brosa
martes, 22 de julio de 2008, 08:36 h (CET)
Ya están publicadas las balanzas fiscales; muy bien y ahora qué. ¿Alguna novedad? ¿Los ricos ayudan a los que no lo son tanto? ¿Las autonomías con déficit fiscal consideran que son demasiado solidarias? ¿Hay que poner límites a la solidaridad? ¿Trasladamos el discurso a los barrios de las ciudades y a las comunidades de vecinos?

Tal vez habría que empezar por gestionar con mayor virtud los presupuestos, tanto los autonómicos como los generales del estado. A nadie se le escapa que una gestión más profesional y seria, propia de un buen padre de familia como decía el derecho romano, de cada una de las partidas que componen los gastos e inversiones públicas redundaría en una eficacia financiera que a buen seguro permitiría no incrementar los presupuestos en los próximos años. Pero de eso no se habla; tan sólo de agrandar los ingresos del estado a base de seguir enmagreciendo los ya de por si cenceños bolsillos de los contribuyentes.

Pero dejemos este callejón sin salida por el lado de las balanzas fiscales y volvamos a Al Gore que sigue “como un moderno Jeremías”, como lo describe el New York Times, en su comparecencia del pasado jueves en el Constitution Hall, en Washington, ante una muchedumbre de seguidores mayormente jóvenes, en la que instó a cambiar la política energética de la nación.

Es sabido que prácticamente el 50% de la generación de electricidad en los EE.UU. se hace por combustión de carbón que emana CO2 a la atmósfera. Pero de eso a urgir al país a destetarse del carbón en 10 años advirtiendo que esos drásticos pasos son necesarios para evitar un cataclismo ecológico y económico, hace parecer que Al Gore ha perdido los papeles. Clamó en forma atronadora para justificar el gasto de billones (con b) de dólares para rehacer el sistema de electricidad con un plan lleno de desafíos tecnológicos y políticos de largo alcance, que va más allá de los cambios recientemente debatidos en el Congreso y por los líderes mundiales.

“La supervivencia de los EE.UU. tal como la conocemos está en riesgo” dijo sin atragantarse. Y prosiguió: “Y más aún, si se requiriese más, la civilización humana está en juego” (“the future of human civilization is at stake”). Utilizando el léxico de Shakespeare en “Troilo y Crésida”, cuando Aquiles respondiendo a Ulises en el acto tercero dice: “Veo que mi reputación está en juego (stake). Mi fama es sagazmente corneada (gored)”. En un intento de Al Gore –gore en inglés significa cornear– en su mensaje mesiánico, de entretejerse con el dramatismo shakesperiano, a mayor gloria suya.

Al Gore dijo en una entrevista que espera que salte la alarma en el próximo presidente, sea Obama o McCain y que aglutine al Congreso y a la nación para que actúen. Por su parte desmiente cualquier interés suyo por volver a la carrera presidencial. Es más fácil hacer lo que hace que asumir la responsabilidad de llevarlo a cabo.

Su propuesta, que requeriría el abandono de centrales eléctricas pasadas de moda, activadas por carbón, va más allá de lo que hasta los científicos más audaces y los empresarios han propuesto, como medio, dijo, de sacudir al mundo de viejas maneras de pensar. Sin grandes sueños los grandes hechos nunca se conseguirían, apostilló citando la búsqueda de la Luna en los años 1960.

“Veo mi papel, como la ampliación del espacio político en el cual Obama o McCain pueden encarar esta cuestión como presidente el año próximo.” Dijo Al Gore.

También dijo que los EE.UU. y el resto del mundo están afrontando problemas sin precedentes, incluyendo un crecimiento de la demanda de electricidad, peligrosos cambios en el clima conducidos desde hace largo tiempo por las emisiones de dióxido de carbono e inestabilidad política en las regiones del mundo productoras de petróleo.

El pasado invierno la Casa Blanca finalmente no legisló para exigir a las empresas de servicios públicos que produjeran el 15% de su electricidad de energías renovables para el 2020. El mes pasado, los algoristas no lograron que el Senado votara un plan de cambio climático para cortar las emisiones de gases invernadero cerca del 70% para 2050. Al Gore no se desalentó.

“A los que dicen que 10 años no es tiempo suficiente, respetuosamente les diría que considerasen seriamente lo que los científicos del mundo nos están diciendo sobre el riesgo que afrontamos si no actuamos en menos de 10 años”, dijo Al Gore.

Lo que no deja claro es a qué científicos del mundo se refiere; si a los 2.000 así calificados por el IPCC, en los que entre gente seria también hay muchos aficionados, parlanchines, saltimbanquis y cualquiera que haya querido figurar en su lista o a los más de 31.000 científicos, de los que más de 9.000 están doctorados y son los firmantes del Global Warming Petition Project (http://www.petitionproject.org/index.html) por el que urgen al gobierno de los EE.UU. a rechazar el acuerdo sobre calentamiento global redactado en Kyoto en diciembre de 1997 y cualesquiera otras propuestas similares. Los límites propuestos a los gases invernadero dañan el medioambiente, dificultan el avance de la ciencia y la tecnología y perjudican la salud y el bienestar de la humanidad.

Y sigue diciendo la Petición: “No hay ninguna evidencia científica convincente de que la emisión por el hombre de dióxido de carbono, metano u otros gases invernadero esté causando o causará en el futuro inmediato, un catastrófico calentamiento de la atmósfera y altere el clima de la Tierra. Más aún, hay substanciales evidencias científicas de que un incremento atmosférico de dióxido de carbono produce muchos efectos beneficiosos sobre el medioambiente natural y animal de la Tierra.”

Este argumento de la Petición fue apoyado vigorosamente por escrito en agosto de 2007 por el físico norteamericano Frederick Seitz (San Francisco, 4/VII/1911 – Nueva York, 2/III/2008), que fue presidente de la US Academia Nacional de Ciencias y de la Universidad Rockefeller. Entre otras muchas distinciones recibió la Medalla Nacional de la Ciencia, el Compton Award, la Medalla Franklin y 32 (treinta y dos) doctorados honoris causa de otras tantas universidades de todo el mundo.

Al Gore dijo haber hablado de su plan la semana pasada con los senadores Obama y McCain, pero declinó dar detalles de sus respuestas (?!).

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris