Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Mujeres del Siglo XXI   -   Sección:   Opinión

El orgullo de ser hijo de Dios

Remedios Falaguera
Remedios Falaguera
sábado, 19 de julio de 2008, 22:20 h (CET)
“No hay, pues, más que una raza: la raza de los hijos de Dios. No hay más que un color: el color de los hijos de Dios. Y no hay más que una lengua: ésa que habla al corazón y a la cabeza, sin ruido de palabras, pero dándonos a conocer a Dios y haciendo que nos amemos los unos a los otros” San Josemaría Escrivá

Gracias a las pocas y escasas imágenes de la JMJ08 que nos proporcionan los medios de comunicación estos días, una gran mayoría de espectadores, entre los que tengo la suerte de encontrarme, descubrimos la actualidad de aquellas palabras que nos dirigió San Pablo en el capitulo 8 de la carta a los romanos: “Porque los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios”.

Resulta muy interesante , especialmente hoy en día en que la vida cristiana parece una carga difícil de llevar, llena , dicen algunos ,de prohibiciones trasnochadas y normas difíciles de cumplir , ver como nos admiramos ante unos jóvenes que no se cortan un pelo en gritar por todos los confines de la tierra : “¡Abbá,Padre!”.

Es más, como ya pasó en tiempos de nuestro Señor, estos jóvenes que “lo han dejado todo y le han seguido” demuestran con su vida alegre y descomplicada lo que es, ni más ni menos, el fundamento de la vida cristiana: Dios es nuestro Padre, y, como el mejor de los padres, nos ha “regalado” lo más preciado que tiene: A Su Hijo, como modelo de vida, nacido de María, Madre de Dios y Madre nuestra.

De hecho, es el orgullo de ser hijo de Dios el sello que llevamos impreso en el corazón y que nuestros jóvenes lo muestran sin rarezas pero con descarada libertad por las calles y plazas de Sidney. Un orgullo alegre, valiente, natural, servicial y generoso propio de una juventud dispuesta a ser, como decían antiguamente nuestras abuelas, digno hijo de su Padre y a no defraudarlo.

Y ante esto, nosotros, sus mayores, ¿no les parece que otro gallo cantaría en nuestra pequeña granja si, como estos jóvenes, empezáramos a ser un poco más coherentes con nuestra vida y nos propusiéramos vivir como hijos de Dios, hablar como hijos de Dios, divertirnos como hijos de Dios, vestir como hijos de Dios, defender la dignidad humana como hijos de Dios, hacernos oír como hijos de Dios,…” para que, viendo vuestras buenas obras, glorifiquen a vuestro Padre, que esta en los cielos”( Mt 5, 16)?

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris