Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Bólidos callejeros

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 18 de julio de 2008, 04:23 h (CET)
En Valencia ya está todo preparado para que dentro de un mes rujan los motores de los coches de Fórmula-1 mezclando sus rugidos con los de las gargantas de los más de ciento diez mil aficionados que ya tienen su entrada para estar en el Grao de Valencia el 24 de Agosto presenciando la primera carrera urbana de Fórmula-1 en España. Ese día Rita Barberá, la casi alcaldesa perpetúa de la ciudad, se enfundará en uno de esos vestidos rojos que tanto le gusta lucir, seguramente Francisco Camps, esa alegría de la huerta que preside la Comunitat, vestirá de gris para no desentonar con su mejor característica y, tal vez, sólo tal vez, el Cardenal García Gasco con todos sus ornamentos pontificales acuda a bendecir el evento pues la cosa lo merece. Pero quien es seguro que no faltará a la cita es Alejandro Agag, ese joven “tiburón de las finanzas” emparentado con aquel rancio castellano viejo que en tiempos aseguraba hablar catalán en la intimidad mientras añoraba sus épocas falangistas. Agag, el yerno de Aznar, acudirá a Valencia junto con su mentor, socio y amigo Eclestone para vigilar su hacienda ya que como dice el refrán “el ojo del amo engorda el caballo”. Y en la Fórmula-1 son muchos los caballos, aunque sean de vapor, que hay que engordar para poder seguir viviendo a cuerpo de rey.

En cierta ocasión Miguel de Unamuno refiriéndose a los valencianos dijo aquella frase de “Levantinos, os pierde la estética”. Yo creo que a los valencianos más que la estética lo que nos pierde es la grandilocuencia, el querer hacer todo a lo grande sin reflexionar el porqué ni el para qué de las cosas y, especialmente, el querer aparentar más de lo que se tiene. Y esta ha sido la tónica política desde que el Partido Popular dirige los destinos políticos tanto de la capital como del País Valencià. Mucho oropel, mucha fantasía, pero como decimos por estas tierras “de forment ni un gra” (de trigo nada) y cambien la palabra trigo por “provecho”. Y esto no es nuevo de ahora en nuestro carácter, ya Blasco Ibáñez lo denunciaba en su novela “Arroz y tartana” y también lo afirma un viejo refrán popular que habla de “bufar en caldo gelat”, en Valencia hay mucha afición a soplar en el caldo helado para que quien nos mira piense que está ardiendo.

Muchos de esos miles de espectadores para poder llegar a las tribunas desde las que presenciaran el espectáculo tendrán que caminar durante diez minutos atravesando el barrio del Cabanyal, esa barriada histórica de la ciudad con infinidad de casas modernistas que Rita Barberá se ha empeñado en hacer desaparecer. Pero estos miles de personas no verán el espectáculo diario que tienen que soportar los habitantes del barrio, no verán la degradación urbanística a la que les han condenado las autoridades ni tampoco los focos de venta de droga que abundan en la zona, ya se encargarán las autoridades municipales de tapar con metafóricas lonas esta triste realidad. Recordemos que para la visita del Papa hace dos años se taparon con lonas algunos solares que daban mal aspecto al recorrido papal.

Algunos hosteleros valencianos están frotándose las manos pensando que en agosto harán el ídem con la visita de tantos aficionados al motor, pero en realidad los que van a hacer caja con este acontecimiento van a ser unos pocos entre los que cabe citar a aquellos vecinos que perdonan las molestias del circuito urbano por los pingües beneficios que van a obtener alquilando sus terrazas a precios desorbitados y algún que otro “comisionista”. Pero para negocio, negocio, el que se han montado entre Eclesstone y Agag vendiéndonos a los valencianos no la “moto” pero si el “bólido”, ellos son los que escucharan embelesados el metálico ruido de las cajas registradoras cada vez que se abran para guardar los euros obtenidos con la venta de las entradas y demás prebendas.

Pero no pasa nada, Valencia es así y la ciudad se ha engalanado con una Ciudad de las Artes y las Ciencias, que no olvidemos fue un proyecto de gobiernos socialistas, tuvimos una America’s Cup que tal vez no vuelva a celebrarse en Valencia por ciertas disputas judiciales, una visita del Papa Benedicto XVI que no sabemos cuanto costó al erario público aunque sería bastante ya que los fieles tan sólo aportaron entre todos 315 euros para sufragar los gastos, el Valencia C.F. para no ser menos que el Real Madrid también ha dado su “pelotazo urbanístico” y tendrá un nuevo estadio ahora bajo el atento ojo de Villalonga, aquel señor que compartía pupitre con Aznar. Y la guinda del pastel es el circuito urbano al que pomposamente han bautizado como “Valencia Street Circuit”, ya somos como Mónaco y Singapur y lo mismo que por sus calles los coches de las cuadras de la F-1 correrán por nuestras calles. Pero a la vista de la atención que reciben nuestros ancianos, de los niños que continúan dando clase en barracones por falta de aulas o de la falta de aplicación de recursos para llevar adelante la Ley de Dependencia me temo que estamos alejados de ese primer mundo del glamour que es el Principado monegasco y estamos más cercanos al tercer mundo del asiático Singapur, con grandes y efectistas edificios en el centro pero con unos suburbios plenamente tercermundistas. Pero no pasa nada, Valencia y los valencianos, al menos la mayoría, lo han querido así y así lo han expresado a la hora de pasar por las urnas y tal vez cada pueblo tiene los dirigentes políticos que se merece. Para entretenernos seguiremos soplando en la cuchara fría para que los demás crean que sorbemos caldo caliente y nutritivo en lugar de agua fría y sin sustancia ninguna.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris