Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ningún valor a los ojos de este mundo

Rita Villena (Málaga)
Redacción
jueves, 17 de julio de 2008, 04:28 h (CET)
Muchas muertes, en menos de una semana son 29, entre ellos varios bebés, que intentaban llegar en pateras a nuestras costas. Cada día nuevas tragedias, nadie con un mínimo de sensibilidad, debería quedar ajeno. Lo más terrible es que nos acostumbramos a todo, sin plantearnos un por qué y si todos tenemos o no alguna parte de culpa en lo que pasa a nuestro lado. Detrás de cada uno hay un drama, una historia, una frustración y una falta de futuro en su lugar de origen. Tiene que ser muy fuerte la causa para exponerse a los peligros de la homicida codicia de los traficantes y del mar. El inmigrante se merece un trato digno y justo, son personas en grave necesidad a las que se les debe prestar un trato acorde con la dignidad inviolable del ser humano. No podemos equipar a los inmigrantes con los delincuentes.

Todo hombre tiene derecho a acceder a la riqueza que garantiza su supervivencia; se trata de un derecho natural, anterior por lo tanto a cualquier derecho positivo, un derecho inalienable inscrito en la naturaleza humana que no puede estar supeditado a trabas administrativas. Todo hombre tiene derecho a utilizar plenamente su inteligencia y habilidades en el acceso a los bienes que le son absolutamente indispensables para alimentarse.

"La riqueza tiene como fin primordial el sustento del género humano y, por lo tanto, su destino último es universal, y todos los hombres tienen derecho a disfrutarla equitativamente, y existe un principio de uso común de los bienes" (Doctrina Social de la Iglesia 328).

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris