Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Monsanto, Yacyretá y los testaferros de Bush

Luis Agüero Wagner
Redacción
domingo, 13 de julio de 2008, 05:43 h (CET)
La inteligencia estadounidense moviliza a sus testaferros en Paraguay, preparando una embestida internacional contra un gobierno al que desde el primer minuto intentaron debilitar con operaciones basura y al que no están dispuestos a dar tregua.

Los jerarcas de la SIP que son propietarios de medios en Paraguay, los periodistas sobornados por la National Endowment for Democracy y los militantes políticos sufragados por USAID, todos ellos engranados y monitoreados por la CIA norteamericana, han dejado momentáneamente de lado sus reivindicaciones sobre Itaipú en coincidencia con las medidas liberales respecto al agro del presidente Lula, y se han concentrado en crear disturbios con Argentina a través de Yacyretá.

La mira se fija en Argentina precisamente en momentos en que son derrotados en la Cámara de diputados los personeros de Monsanto y sus fundaciones, que riegan de dólares las ONGs y la prensa en el Plata, con la ratificación de las retenciones a la soja que disparó la protesta rural hace casi cuatro meses. El ex presidente Néstor Kirchner jugó un papel central para alinear al peronismo y sus aliados, y se apuntó así una victoria en un momento crítico en que los organismos de la inteligencia estadounidense movilizan a sus testaferros en Paraguay, preparando una embestida internacional contra un gobierno al que desde el primer minuto intentaron debilitar con operaciones basura y al que no están dispuestos a dar tregua.

El preludio de los primeros conflictos ya se han hecho sentir en la tarde del sábado. Ante una presentación de Yacyretá en el Juzgado Federal de Posadas, se ha concedido a la Entidad Binacional "la prohibición de no innovar en el status quo fáctico y jurídico existente en el día de la fecha (por el viernes) conforme al ritmo de programación del Plan de Terminación, ordenando al director Ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá, Oscar Thomas, a mantener la actual cota del embalse aguas arriba de la central hidroeléctrica a 78,50 msnm". Esta orden judicial de Argentina se enfrenta a la de un juez paraguayo que en forma absolutamente irresponsable dio una orden de contramano a la diplomacia, la rentabilidad y la explotación racional de la usina.

La altura de la cota es fundamental para su explotación rentable y para que se hagan obras de enorme trascendencia en Encarnación, de acuerdo a criterios de orden técnico y objetivo. Sin embargo, llegada la hora de la elevación del nivel del agua, en territorio paraguayo aparecieron en forma sospechosa ocupantes apadrinados en propiedades ajenas con el evidente propósito de detener todo un proceso que se desarrolla de acuerdo con un contrato binacional, basado en cuestiones técnicas.

El juez federal argentino José Luis Casals hizo así lugar a la presentación interpuesta por la Entidad Binacional Yacyretá contra la orden de un juez de Encarnación Paraguay que había ordenado se bajara la cota del embalse, advirtiendo la EBY que, además de carecer el magistrado de competencia para decidir en una obra que se rige por un tratado internacional, la medida habría de ocasionar daño a la Argentina, afectando gravemente el abastecimiento de energía eléctrica. De igual modo el magistrado comunicó a la Cancillería Argentina para que por vía del Ministerio de Relaciones Exteriores tome los recaudos pertinentes para dirimir el conflicto con el Paraguay por vía de la negociación diplomática.

La coincidencia del triunfo oficialista argentino en su conflicto sojero y el que se genera por la cota de Yacyretá es una casualidad demasiado casual, y no se necesita ser muy suspicaz para comprender que se trata simplemente de una maniobra encubierta de la embajada norteamericana de Asunción. A través de este descabellado conflicto el gobierno electo paraguayo, encabezado por el obispo Fernando Lugo, moviliza para crear conflictos en el MERCOSUR a conocidas cabezas del poder tentacular de Washington, vinculados al ducto de subsidios que maneja James Cason, embajador de George W. Bush en Paraguay.

La supuesta preocupación del clérigo-presidente también ha intentado ser una cortina de humo para esconder bajo la alfombra un grave conflicto en la Universidad Católica, donde un represor de la dictadura neo-nazi y pro-Washington de Stroessner es protegido por un Consejo de Obispos evidentemente ensoberbecidos por la trascendencia que ha cobrado su investidura en el nuevo gobierno.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris