Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

7 de julio, San Festín

José Luis Palomera
Redacción
sábado, 12 de julio de 2008, 11:28 h (CET)
Una enorme marea de tez roja, espera ansiosa el chupinazo... Luego, entre eructos etílicos y tufos corpóreos varios, cantan todos juntos al compás de sus molleras... ¡Viva san festín! ¡Viva san festín!... Mientras se va emborrachando la noche...

Al amanecer un ingente de escombros cerebrales se amontona por las calles, botellas y botellones, rabas y rabones, porros y porrones, pitos y pitones.

Los más expertos en hacer el idiota todos los años y otros insensatos y beodos esperan frente al portón, ansiosos, supongo, de no morir ese día y hartos de pedir a cada zancada, la más gratuita y estúpida muerte que puede tener ser vivo alguno.

Una vez se muere el petardo, escopetados arrancan - al grajo festín de tripas y otros gases, ojos y otras minucias del carnal orgullo llamado " sabio animal humano" - callejón abajo. Detrás, pisándoles los talones otros animales más inteligentes desplazan ágilmente sus quinientos kilos de bravura concluidos por pétreas cornamentas de afilados pitones...

Mientras los animales que huyen tropiezan y resbalan -liándose unos con otros entre una maraña de patas, cabezas y troncos y otros piercingsn en orejas y mocos- los toros braman por un poco de cordura entre tanto seres ebrios de demencias.

El resultado de tal patética memez mental no se hace esperar; muchos de los animales menos inteligentes acaban padeciendo graves lesiones, paraplejías y otras fracturas, incluso muertes, por el mero hecho de practicar la fanática tradición de correr delante de un animal, más raudo, más inteligente, más fuerte y más valiente entre otras cosas.

Pobres madres las de estos “bandoleros de rojos pañuelos” aficionados a barbaridades actualmente incomprensibles en todo contesto inteligente además de obsoletas y rancias de arte o valor alguno.
Lo que cuesta parirles para que luego gratuitamente y sin necesidad alguna, desperdiguen sus vidas cual fanáticos idiotas.

"Divertirse" no es sinónimo de fiesta, ni mucho menos de cultura como argumentan quienes defienden éstas tradiciones. Por poner unos ejemplos; los terroristas también se divierten cuando asesinan y los violadores cuando violan a sus víctimas y los torturadores cuando torturan, incluso los ricos cuando incrementan sus caudales a costa de dejar en la más absoluta miseria a muchos.

¡Divertirse a cuenta de exponer la vida! Es de ignorantes mamarrachos.

En cuanto al sentir espiritual del acontecimiento del supuesto santo llamado Fermín, a estos les importa un rábano, lo importante, lo que mola, es tener santos y vírgenes varias en virtud de tirar el cuerpo, incluso a veces la vida, en las calles, arrastrándose entre un basurero de carne humana, desperdicios y otros orines con el único fin de divertirse.

En cuanto a la supuesta cultura del acto, el patetismo del hecho en sí hiende de idiotez. Correr delante de un toro jugándose la vida sin necesidad alguna es de una estupidez mental difícilmente superable, por no decir imposible.

Quienes defienden supuesta cultura del acto en sí deberían hacerse un análisis de patetismo crónico mental, ya que nada que comporte poner en peligro gratuitamente la vida, incluso la vida que llamamos propia que en nada nos pertenece, representa cultura o arte alguno.

Este tradicional acto de san fermín como tantos y tantos que se dicen "actos culturales de los pueblos", no son otra cosa que indecentes mamarrachadas humanas.

La cultura universal es justo todo lo contrario a orgías sangrientas, humillaciones y maltratos de animales, desperdicios y otros boatos festivos de pólvora y alimentos.

En cuanto a la supuesta valentía del animal humano he de decir que la Valentía no consiste en ponerse ,con la vejiga floja, delante de un toro sin necesidad alguna o fuero que lo ordenase.

Valentía significa por ejemplo ; admitir la complejidad de nuestras vidas y resguardarlas del mal propio, valentía significa asumir todos la realidad de que somos una sola raza, una sola historia, un solo dios universal y un irrenunciable e ineludible compromiso de guardarnos y hacernos guardar todos y por todos.

Valentía es asumir que no somos mejores ni peores que nadie, que nuestra historia no es mayor verdad que la verdad de todos, que no debemos caminar separados pues nos enfrentará la distancia, que nuestra verdad ocupa la misma verdad ajena, que los alimentos no nos pertenecen en mayor medida que a los demás aunque los inventados pies que nos transportan residan en copiosos vergeles...

Estos reales conceptos universales que laten al mismo compás que nuestras vidas no se asumen precisamente por falta de valentía y sobra de orgullo.

Hay que saber diferenciar la temeridad de la valentía, la temeridad se ejecuta por el individuo y los pueblos con el único objetivo de demostrar superioridad de casta, razas, tradiciones, e historia, es decir, justamente todo aquello que ni son, ni somos, ni lo seremos jamás mientras la muerte sea un hecho idéntico y cierto en la raza humana.

Las temeridades innecesarias las suministra la estupidez mental del individuo humano que desde el retrete propio cree evacuar heces más bizarras.

Por lo demás, decir que yo ni voy, ni sostengo, ni participo de fiesta alguna donde se contamine la celebración del día con el día -tiempo- de la celebración..

Fiestas todas, alegrías todas, armonías todas, ahora la diversión no tiene por qué ser macabras mascaradas y otras pantomimas incongruentes con el saber que hoy se supone en el ser humano.

Divertirse sin duda es humano, lo que yo no comparto es cómo se divierte la humanidad hoy que se sabe que en el cielo no hay ni buenos ni malos, ni paraíso ni infierno, ni ángeles con alas llamados Fermín...

Sin duda el apelativo de San Festín sería el más acorde a la desmedida orgía humana del acontecimiento.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris