Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

Buenos días, mejores tardes y óptimas noches, Tina

Ángel Sáez
Ángel Sáez
viernes, 11 de julio de 2008, 09:01 h (CET)
“Una buena conversación debe agotar el tema, no a los interlocutores”.

Winston Churchill

Mi vida:

Te deseo hoy, mañana y siempre buenos días, mejores tardes y óptimas noches, Tina.

Tras coronar las dos primeras partes o tareas de mi sabrosa liturgia matinal (que son y consisten en leer tu correo mañanero y volver a contemplar la media docena de fotos, risueñas y serias, que me remitiste en uno de tus postreros adjuntos y me agradan e inspiran sobremanera, que me espolean a realizar eficazmente las labores habituales, diarias), procedo a cumplimentar la tercera, contestar tu último e-mail.

Pues yo también coincido, en lo sustancial, con ese anhelo tuyo. Y, así, ansío hablar por los codos, de lo divino y lo humano, contigo, irme a la cama contigo, hacer el Amor contigo, dormir entre tus brazos y despertarme con los míos aferrados a tu anatomía, como si tu cuerpo semejara mi leño salvador, tras haber zozobrado e irse a pique el velero en el que navegaba.

Celebro que te tocaran en suerte dos funcionarias, amén de simpáticas y jóvenes, competentes. A ver si el agravio, baldón o tuerto (yerro imputable a un torpe compañero de las susodichas) se resuelve cuanto antes, a tu favor (como cabe colegir y esperar) y el fisco te deja en paz.

Ayer (te lo confieso por si tuviste la sensación de haber estado en un spa, acrónimo latino de salus per acquam –salud a través del agua-), mientras estabas dándote la relajante ducha nocturna, contribuí con los suaves y reiterativos movimientos circulares de las yemas de los dedos de mis manos a distender los músculos de tu cuello y espalda. Espero que los sintieras y que aún duren sus beneficios.

Me alegra sobremanera que la migraña que padeciste ayer durante buena parte del día, rayando la medianoche, a punto de irte a la cama a conciliar el sueño, atenuara su dolor; y que te gustaran las mejoras que efectuó este andóbal a las dos décimas que, igualmente, urdió en tu honor. Servidor opina lo mutuo, que tu voz es melosa. En la misma línea, el menda, recíprocamente, también te extrañó y echó mucho de menos la víspera (de hoy).

Te ama y envía otras caricias, asimismo palingenésicas, mas distintas, pues son complementarias de las que sueles remitirle, tu

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

Más papistas que el Papa

Enric Barrull Casals, Girona

La Europa imaginaria de Mas

Miguel Torres, Lérida

Las dos orillas del Mediterráneo

Juan García, Cáceres

Una de las asignaturas pendientes

Jesús Martínez Madrid, Salt (Girona)

Reasignación presupuestaria

José Justel, Sudamérica
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris