Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La separacion de bienes es un beneficio para todos y todas

Isidro Fresneda (Valencia)
Redacción
miércoles, 9 de julio de 2008, 01:12 h (CET)
Me es imposible compartir el punto de vista del Sr. Pascual Mogica, publicado en el crisol "Otra ley para ricos" de 5/7/2008, pues considero que la separación de bienes, en el nuevo régimen económico matrimonial valenciano, es un beneficio para todos y todas.

Precisamente, la mayor inversión para el grueso de los mortales es la de la vivienda. Lo que no es de recibo es cargarle exclusivamente, y de por vida, al que se va la hipoteca y el disfrute del bien hipotecado exclusivamente al que se queda.

Mezclar churras con merinas resulta impensable cuando llega el divorcio y pensar que la dificultad de acceso al mercado laboral es exclusivo de las mujeres y que ellas tienen menor nivel económico y cultural es, en una sociedad como la actual, bochornoso y creo que muchas mujeres estarán de acuerdo.

Quizá hace una treintena de años, cuando no había ni vicepresidentas del Gobierno, ni ministras, ni diputadas, ni presidentas de las Cortes Valencianas, ni Síndicas de Greuges, ni presidentas de grandes bancos españoles, ni un 70% de universitarias, ni Presidentas del Tribunal Constitucional, ni tantos otros puestos ocupados, como no podía ser de otra forma, también por mujeres, pudiera legislarse en pro de los mas desfavorecidos, pero hoy año 2008, no tiene sentido obviar la realidad que está en la calle, la igualdad.

También resulta muy farragoso, y costoso para los menos pudientes, tener que instar procesos de liquidación de bienes gananciales tras el divorcio, unido a los gastos que ese trámite, ya de por sí mismo, conlleva, y que además lo que hasta ayer era un bien inmueble -el piso-, se convierta en un derecho de uso, con el oscurantismo que en nuestro Código Civil NO viene contemplado.

Estimo innecesario, por ser de general conocimiento, enunciar ahora los cargos y cargas que a los padres separados se les queda tras el divorcio y las dificultades económicas que los hombres atraviesan pasado el juicio, pero lo realmente pernicioso para el futuro de esa familia, ya disuelto el matrimonio, es el parasitismo permanente y perverso de quien cobra, la falta de incentivación y progreso de quien tiene que pagar y el poner a los hijos como rehenes para el pago del piso y la pensión.

Cataluña, desde hace muchos años, ya contempla esta figura de separación de bienes en el régimen económico matrimonial y se ha demostrado como motor y progreso económico tras los divorcios. Lo dicho: Ya era hora de ponernos al día.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris