Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Política claudicante, de Neville Chamberlain a Milda Rivarola

Luís Agüero Wagner
Redacción
sábado, 5 de julio de 2008, 22:44 h (CET)
Una encendida polémica ha logrado generar la nueva canciller del gobierno del clérigo-presidente Fernando Lugo, la ingeniera agrónoma Milda Rivarola, con sus declaraciones a un medio argentino donde afirmaba factible gravar las exportaciones del agro, con el evidente propósito de no incomodar a las actuales autoridades argentinas. Todos en el Paraguay saben que las declaraciones de Rivarola sólo son una muestra de poca personalidad y zalamería, dado que es conocida la posición de las fuerzas que la ubicaron en la cancillería, la prensa de derechas y la embajada norteamericana.

La condena a las declaraciones de la canciller no tardaron en aparecer desde esa prensa que apoyó al Obispo durante la campaña electoral, e incluso los referentes del gremio agroexportadores contradijeron a la responsable de la política exterior afirmando que los productores tienen filmada la promesa hecha por Fernando Lugo, en el lujoso Carmelitas Center, de mejorar la gestión del Ejecutivo y la recaudación, sin crear un nuevo impuesto, según el titular del citado gremio. El diario La Nación de la capital paraguaya ridiculizó en sus editoriales a la Canciller afirmando que fue nominada para dirigir la política exterior y no para sugerir políticas tributarias o inmiscuirse en asuntos que atañen a la economía.
.
También se afirmó que las recaudaciones no son el problema... El verdadero problema, se ha señalado, se llama gestión y no recursos
También se informó que hace cuatro años se promulgó la ley de adecuación fiscal, y que los diarios han informado que hay 200 y pico millones de dólares que no se ejecutan por falta de capacidad de gestión. El tema impositivo –dijeron- debe discutirse en forma global, como un sistema, y no como impuestos individuales por sector, porque nadie analiza qué o cuánto pagan los bancos, la industria, el transporte u otros. Todavía no se implementó por completo la ley de adecuación fiscal, falta el impuesto a la renta personal, que habría que esperar entre en funcionamiento para saber dónde se situarán los niveles de recaudación, y ver si mejora también la calidad del gasto
La canciller Milda Rivarola es conocida en Paraguay por estas innecesarias controversias y por su actitud claudicante ante los intereses históricos de Brasil y Argentina, y no es la primera vez que con esta posición genera polémicas subidas de tono. Ya en gobiernos anteriores como el de Juan Carlos Wasmosy ocupó importantes cargos en la elaboración de programas de reforma educativa y combate a la corrupción, sin éxito alguno.

Su visión de la historia paraguaya es una coherente e ininterrumpida claudicación ante las imposiciones revisionistas de los poderosos en la región. Si fuera por la Canciller, el Paraguay dedicaría monumentos, avenidas y elevaría a la categoría de próceres a figuras históricas como Manuel Belgrano o Bartolomé Mitre, aunque ambos hayan invadido el Paraguay con desigual suerte al frente de sus respectivos ejércitos.

La historia nos enseña que las insistentes reclamaciones de Hitler sobre el territorio de los Sudetes en Checoslovaquia precipitaron una grave crisis europea en el verano de 1938. El primer ministro conservador Neville Chamberlain no dudó en entrevistarse dos veces con el Führer en septiembre, tratando de garantizar una salida pacífica a la situación, e incluso convenció que lo siga al socialista francés Edouard Daladier.

Finalmente, el 29 de septiembre en Munich, endureciendo aún más sus posiciones, Hitler consiguió prácticamente todo lo que reclamaba: el gobierno checoslovaco debía evacuar las regiones con predominio de población germana y Alemania anexaría un enorme territorio checo. Lo que quedaba del indefenso estado checoslovaco fue invadido por los nazis en marzo de 1939, y en septiembre la invasión de Polonia desataba la Segunda Guerra Mundial.

Los acuerdos de Munich se convirtieron en el símbolo de la inutilidad de los esfuerzos por apaciguar a estados totalitarios expansionistas, y en algo que es frecuentemente recordado como uno de los más graves despropósitos en la historia de las relaciones exteriores. También significaron el fin de la carrera política de Chamberlain. Con la excusa del el fracaso de la expedición británica a Noruega en 1940, los fuertes cuestionamientos lo obligaron a dimitir en favor de Winston Churchill.

Desafortunadamente para los paraguayos, quienes comenten errores de posicionamientos, entregan jirones de soberanía, saquean el erario público e incluso traicionan la memoria del pueblo asesinando a su historia, en Paraguay siempre tienen una segunda y hasta una tercera oportunidad. Ahí esta como ejemplo la nueva canciller Milda Rivarola.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris