Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea  

Toques femeninos

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 5 de julio de 2008, 22:44 h (CET)
Tal vez no debería escribir sobre este tema. Estamos a 5 de julio, para una buena mayoría iniciando unas buenas vacaciones o no. Tal vez no será muy oportuno este comentario al no hallarnos inmersos en ninguna efeméride de la mujer, esa fecha ya sabemos que se celebra más cercana a la primavera que al tórrido verano. Pero siempre es oportuno hablar del género femenino dados los tiempos que corren. Y los tiempos que corren son difíciles tanto para la mujer como para el hombre.

Sorprende cómo la mujer, siempre una minoría, y esto siempre y cuando estén ubicadas en el mundo desarrollado y civilizado, va escalando poquito a poco unos peldaños antes siempre reservados tanto por tradición como costumbre a los varones.

Para bien o para mal siempre nos dan ejemplos las políticas de uno u otro signo. Todos recordamos cuando llegó al poder Mª Teresa Fernández de la Vega, como fue criticada por aparecer en una portada de revista, después también fue criticada por liderar iniciativas por las mujeres de África, siendo ambas cosas tan distintas en interés social o frívolo. Ya saben nunca se actuará a gusto de todos los estratos sociales.

Otro gran ejemplo: La ministra de Defensa, ella que tan bien nos defendía el tema de la vivienda no tiene inconveniente en pasear su barriguita frente al poder militar, siempre reservado a un sector duro y machote, y no duda en presentarse ante los soldados lejanos de misiones de paz, para demostrar que no quiere hacerse perdonar nada por ningún hombre. Cierto que desde que es ministra de defensa ha perdido intensidad su preciosa sonrisa, esa que antes regalaba a diestro y siniestro a golpe de ladrillo. Pero ése es ahora su gran toque femenino, demostrar que siendo mujer su cerebro no tiene sexo y representa como nadie a todas esas mujeres que se animan a prestar sus servicios a las diferentes misiones de paz, así nos gusta llamar al ejército, eso nos gusta más que llamarlo Fuerza Armada o Defensa, sin dudar que sea una fuerza armada para no sé qué, o que defienda a nadie de nada. En fin, anécdotas tendrá miles para cuando descanse de tanto ajetreo y así se las pueda contar a su bebé como pertenecientes a una nueva colección de Cuentos de una mamá entre soldados, soldadas y uniformes.

Recientemente, toda una presidenta de Comunidad como Esperanza Aguirre se cuelga una guitarra y se atreve a difundir un macro y maratoniano Festival de Música, ese fue su toque tierno, gracioso y femenino quizá para contrarrestar su mano no ya tocando la guitarra sino mucho más dura cuando debe opinar y gestionar sobre política nacional de partido.

Pero donde yo quería llegar y creo que he llegado es hasta la alcaldesa de la ciudad donde vivo, Rosa Romero. Lleva un año gobernando la capital y ya se le nota su mano femenina en los pasos que va dando.

Puede que no sea muy importante pero una mujer se fija en eso. Llegas a una ciudad y valoras lo primero que te llevas o te da en los ojos, y en el caso de Ciudad Real más o menos en los lugares que antes fueron puertas de las murallas medievales, ahora aparecen las rotondas. Si durante años estas cosas redondas y un poco tontas que ordenan el tráfico rodado se presentaban sólo con unos hierbajos ahora gozan de un esplendor sin igual, vides, olivos, vasijas manchegas realizadas a ladrillo de gran belleza, cerámica, flores, hasta nos ha puesto más femenina una de las rotondas de entrada a la ciudad como es donde se alza el Quijote Azteca. Mal que me pese por haber dedicado un comentario a las piedras volcánicas que en parte desaparecieron.

La mujer escala puestos de responsabilidad y aparte de realizar su trabajo con eficiencia aún tiene la virtud de hacer las cosas de una manera tierna y femenina con sus mejores toques de mujer. Estén atentos a esos toques, ese es un valor añadido. Y las posibles críticas, tonterías.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris