Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Peor imposible

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 4 de julio de 2008, 23:03 h (CET)
En este Pandemonium en el que se ha convertido nuestra nación, parece que nuestros políticos no aparentan conformarse con haber degradado al mínimo imaginable lo que, en un tiempo, fue nuestra España y se esfuerzan, por inaudito que resulte para cualquier persona sensata y patriota, en mostrarse decididos, empeñados, emperrados y obcecados en acabar con lo poco que queda de ella sea como sea, utilizando cuantas marrullerías, artificios, maldades y traiciones se consideren precisas para lograr su maligno objetivo. Y es, señores, que por inimaginable que resulte, cada día tenemos nuevas pruebas de la degradación a la que estamos llegando en cuestiones de ética, moral, patriotismo, formación, solidaridad entre regiones, unidad y un largo etcétera que sería prolijo y tedioso enumerar pero que, no obstante, son temas que, cada uno de ellos en particular, tienen suficiente enjundia para que, en otra ocasión en que no estuviéramos tan atribulados intentando sobrevivir como nación, tan afanados en subsistir como ciudadanos y tan indignados al ver traicionados uno a uno todos aquellos valores en los que creemos y que –en virtud del robo a mano armada perpetrado por los socialistas del señor Zapatero aprovechando, si no utilizando y, quien sabe, si ocultando datos importantes del 11-M para conseguir arrebatar el poder a un PP – sin causa aparente que lo justificase, nos fueron arrebatados a los ciudadanos; sería, sin duda, necesario que profundizáramos en su estudio y en las causas de su postergación.

Si en lo anecdótico ya encontramos motivos de preocupación ¡qué no vamos a hallar en lo fundamental! Porque, señores, si por una vez en 44 años España consigue la proeza deportiva de llevarse la Copa de Europa de fútbol, motivo de alegría para los aficionados, orgullo para los españoles y prestigio para España; vean por donde una colección de guarreras nacionalistas que, sin el más mínimo sentido de la oportunidad política, sensatez y decencia se dedicaron a manifestar, públicamente, su deseo de que perdiera la selección española, demostrando su jaez con la divulgación y exposición de pasquines en los que se decía “Eliminemos a España de la Eurocopa. Todos a celebrar su derrota en Canaletas”. Por supuesto que estos sujetos no eran más que los terroristas reciclados de Tierra Lliure, ahora encuadrados en ERC, ahora vistiendo ternos caros y atracándose de banquetes en Madrid pero que, por supuesto, tienen la obligación como el Rubianes aquel, de despotricar contra todo lo que sea o huela a español. Afortunadamente se han tenido que tragar su bilis y, por añadidura, envainarse su rencor por aquel lugar del cuerpo humano por donde se eliminan las heces que la servidumbre de las miserias de nuestras anatomías, nos fuerza a expulsar.

Pero Zapatero tiene la virtud de embarrar todo lo que toca. Ahora resulta que la meritoria victoria de nuestra selección no la han conseguido los futbolistas, sino que es virtud del Gobierno y, por supuesto, debido a que España esté gobernada por el PSOE. Mientras, nos vemos obligados a presenciar como el Gobierno vasco, envalentonado ante la pasividad de su homólogo central, ha dado un paso más en sus ataques a la lengua española y, cómo no, a los derechos de los ciudadanos avalados por la Constitución (que, dicho sea de paso, se ha quedado vestida y sin novio, porque quienes deberían ser sus adalides y defensores, el Tribunal Constitucional, se ha convertido en un organismo inoperante, sumergido en querellas internas y completamente politizado), al obligar a los comerciantes a hablar vascuence con sus clientes . Total que, entre catalanes, vascos, mallorquines y gallegos, van a conseguir que España se convierta en una nación “babélica”, en la que, para entenderse entre unos y otros, se deberán conocer como mínimo cinco lenguas distintas. Claro que, en la práctica, los que no sepan el castellano se tendrán que conformar con trabajar en sus respectivas autonomías, si es que consiguen encontrar ocupación. ¡Y a eso le llaman progreso!

Pero hay más. Estamos con una inflación del 5’4%, la más elevada de Europa; con un desempleo del 10% el más elevado de Europa salvo Eslovaquia que tiene un 10’5% y, por si fuera poco, con el desastre de la construcción, cuyas ventas continúan cayendo en picado. Ahora hemos sabido que son la alimentación y la energía las que han entrado en superhiperinflación a consecuencia el aumento del precio del petróleo (ha duplicado su valor en los últimos doce meses). Pero no nos olvidemos del Euroíbor, que sigue su carrera imparable encareciendo el dinero, y que ya ha alcanzado la cota del 5’39%, lo que, como todos ya hemos aprendido a la fuerza, significa que las hipotecas se ponen en máximos y que los pobres ciudadanos que tengan esta cruz van a verse en la necesidad de hacer de mangas capirotes para conseguir pagar la cuotas y además llegar a final de mes. Pero es que, el desempleo, ya no es cosa exclusiva de la construcción porque, si las informaciones no nos engañan, resulta que ya se ha ido extendiendo, como era de esperar, a todos los otros sectores económicos. Pero, eso sí, nuestro pacifista señor Zapatero, el de la “paz” con los terroristas, está vendiendo torpedos a Marruecos a un euro cada uno, o sea, a precio de saldo. Son regalitos a Mohamet VI (pobrecillo, si el muy sultán, no tiene donde caerse muerto) como ya hizo con otro regalo de armamento de 86.800 euros concedido cuando regresó el embajador alauí a Madrid.

Y, a todo esto, ¿qué está pasando en el PP?. Pues lo que todos ya habíamos previsto. Se han olvidado definitivamente de la democracia interna y el señor Rajoy se ha convertido, en virtud de los nuevos vientos que corren por la calle de Génora, en un pequeño sátrapa que impone su voluntad a golpe de “ordeno y mando” y, así ocurre que, en Cataluña, a pesar de que el señor Sirera le ha bailado el agua últimamente al Presidente del PP, éste, siguiendo su nueva línea inaugurada con el PP del país vasco, ha decidido que si había un poco de democracia interna en el PPC, manifestada por la presencia de tres candidatos: Cirera, Negrera y Fernández Díaz; era mejor, para que no dieran mal ejemplo, que los candidatos renunciaran en favor de una cuarta ( que ellos llaman de “consenso”, pero que, en realidad, quiere decir “ a dedo”) la señora Alicia Así las dos candidatas ( el feminismo al poder) serán la Nebreda y la Sánchez Camacho, (aquella que no fue capaz de conseguir un solo escaño en Girona). Como pueden observar, los que denunciamos y nos opusimos al inconcebible cambio de rumbo del partido, no nos equivocábamos al denunciar prácticas totalitarias en el funcionamiento de este desconocido partido de “centro”. Por algo los catalanes están encantados con Rajoy. Decía el gran poeta Dante:” Ningún dolor tan grande cual el recuerdo de felices tiempos en la miseria…” ¡Pues que nos lo venga a contar a nosotros!

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris