Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Yo también siento una dependencia semejante a la que aduces, Tina

Ángel Sáez
Ángel Sáez
viernes, 4 de julio de 2008, 23:03 h (CET)
Mi vida:

Que no se me olvide. Por si, dada la carrera de obstáculos (¡vaya vallas!) en la que participamos, saltándonoslos todos, sin derribar ninguno, no puedo ir a recogerte en taxi al aeropuerto de Fiumicino, en Roma, durante nuestra estancia en la susodicha y proverbial Ciudad Eterna, nos hospedaremos en el hotel “...” (el desocupado lector de estos renglones torcidos entenderá que le privemos de esta información, a fin de mantener a salvo nuestra imprescindible e inexcusable intimidad).

Espero y deseo que la mañana te haya ido (y esté yendo) estupendamente y que la tarde/noche transcurra aún mejor, si cabe (que, según los vaticinios hechos por los adivinos –más humanos que divinos- consultados, parece que sí irá –sin un ápice o pizca de ira, obviamente-).

Yo también siento una dependencia parecida o semejante a la que aduces, Tina, y, en todo momento y lugar, gozo con alborozo al darme cuenta de que estoy fuertemente unido a ti. Son muchas las lazadas que nos anudan y mantienen juntos.

Vuelvo a reiterar el mismo argumento que te he (brin)dado en otras ocasiones. No me enojé contigo. Ya sabes: quien hace todo lo que puede no está obligado/a a más. Sé que pusiste todo tu empeño. Me consta que te diste por completo (y hasta un poco más). Me enfadé, sí, con las circunstancias, que vinieron a aliarse o sumarse (sin pretenderlo, supongo, claro) para fastidiarnos.

A mí, cariño, la contrariedad también me afectó. No soy ningún superhombre ni tú ninguna supermujer. Porque todo, absolutamente todo lo humano, nos influye. “Nihil humanum alienum nos est” (expresión que procede de esta otra “Homo sum, nihil humanum a me alienum puto”, de Terencio). “Nada de lo humano nos es ajeno”.

Yo también te amo todo lo que puedo, a lo largo, a lo ancho y profundamente. Creo que te amo desde siempre.

Celebro que accedieras a escuchar y a llevar a cabo mi mandado o recado, o sea, que hayas coronado con éxito lo solicitado. Te debo 21 euros. Ojalá sean esos los años que vivamos juntos y felices. Mejor, por supuesto, si son los sancionados por el sacrosanto matrimonio, pues antes hemos podido vivir en pecado venial (por ser honestas las intenciones de ambos) otros tantos. Yo me conformo. ¿Dónde hay que firmar, fray Marcelino de Encine?

Transpira por sus poros más dicha (tú eres la causa o concausa de la misma) que sudor quien te (man)da una selecta e innúmera (ignoro cuál es la cifra exacta de la misma) colección de besos tu

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris