Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¡Albricias, Sebastián promueve el erotismo del sufrimiento!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 4 de julio de 2008, 00:38 h (CET)
¡Divino! Por fin el señor ZP se ha decidido a bajarse de Rocinante para admitir, eso sí, a regañadientes, que España está en crisis. Difícilmente podría seguir simulando que no se enteraba de nada, cuando cada día se nos amenizan la mañana con nuevas noticias catastróficas sobre nuestra economía. Pero, señores, lo que a uno le saca de quicio es que, además de “cornudos”, estos señores que nos gobiernan pretendan que estemos “contentos”. Esto podría suceder con algunos de esto progres de las nuevas generaciones,a los que parece que les gusta eso del menage a trois; pero a la mayoría de españoles esto de que nos hagan tragar el aceite de ricino con una sonrisa, la verdad, nos pone a parir. Y nos podríamos preguntar como, todo un ministro de industria, el señor Sebastián, si,¿ no lo recuerdan?, aquel sujeto que se presentó para ser alcalde de Madrid e hizo el ridículo; pues este señor, hace unos días, nos obsequió con una de estas sentencias que merecen ser enmarcadas en un cuadro. En un arranque de inspiración nos quiso hacer creer que esto de la crisis era muy saludable porque, cuando se llega al fondo, al desastre, según esta lumbrera, lo que viene después nada más pude ser que crecer. ¡Y pensar que una mente tan lúcida se pierde por estos inhóspitos eriales de mentes planas que acostumbran a pulular por el PSOE!

Sea como fuere, por si aún no habíamos conseguido digerir el hecho conocido de que, el señor Zapatero, gran economista él, había errado en sus predicciones de crecimiento de la economía española en nada menos que en unos 23.000 millones de euros ¡qué ya es equivocación!; ahora nos comparece de nuevo el señor Sebastián para anunciarnos que nos van a subir el recibo de la luz. Ninguna sorpresa, porque vienen preparándonos para ello desde hace meses, sin embargo, persistiendo en su afán de convertir un duelo en un camping de primavera, nos vuelve a decir que esta subida es “buena para España y para el Planeta”; hombre, que lo sea para España, si él lo cree así, bueno, pero para todo el Planeta, me parece algo presuntuoso por muy ministro de Industria que sea. Pero ha añadido algo que, a mí, que soy de letras, me cuesta asimilar. Veamos, nuestro ministro argumenta que esta subida de un 5’6%, que no es lo que digamos una nadería, va a ser muy buena para promover la competitividad de la economía española. ¡Buff! Miren hasta donde llega mi cortedad mental, que siempre me había imaginado que, para ser más competitivos lo que convenía era rebajar costes.

En todo caso, que nadie se llame a engaño ni se disguste con los socialistas que, dicho de paso y conviene recordarlo, llevan cuatro años diciendo que gobiernan (aunque el resto de los españoles tengamos la impresión de que lo que han estado haciendo es poner patas arriba a toda España), porque, siempre según este prócer de la economía, si ahora se han de subir las tarifas es a causa del mal gobierno del PP. Este pobre PP que, por si no le bastara el daño que se le está infringiendo desde su propia dirección, ha de cargar siempre con el peso de su gran pecado: el haber gobernado España durante ocho años, impidiendo que los nacionalismos se desmandaran, creando cinco millones de empleos y sacando la nación de un bache económico parecido a este que, “ con tanta efectividad y diligencia”, está “gestionando” nuestro señor Rodríguez Zapatero. Pero es su sino, y un socialista no sería socialista si no se supiera de memoria que, en todo caso y bajo cualquier circunstancia, todo lo malo, degradante y perjudicial para el país provendrá siempre del PP, aunque haga siglos que dejo de gobernar ¡hasta ahí llega la saga de la maldad de los populares!

Pero el caso es que, por si los ciudadanos nos estuviéramos espantados por lo que se nos viene encima, por si los artículos de primera necesidad no estuvieran por las nubes, sólo al alcance de los dioses que moran en el Olimpo, y el famoso Euroíbor, este término que nadie, salvo los banqueros, tenían idea de lo que era; pues miren ustedes por donde, en estos momentos hasta al más humilde peón de la construcción sabe que, cuando sube, le cuesta cincuenta euros más la cuota de la hipoteca que tuvo que contratar para comprar el piso en el que vive. No se si este variable Euroíbor tendrá parientes, pero me temo que, si los tuviera, ya estarían enfangados hasta la cabeza de las veces en que, estos modestos hipotecantes se han hecho sus necesidades (mentalmente, se supone) sobre ellos.

Por raro que parezca ni las empresas que deberán sufrir el aumento se muestran satisfecha de tener que hacerlo y, todavía, no han conseguido averiguar cómo se las van a arreglar para que tal dispendio se convierta en algo que les permita aumentar su competitividad ni la CNE (Comisión Nacional de Energía) la considera suficiente porque, para ella, el aumento debería haber sido de un 11’3% ni, como se pueden imaginar, los ciudadanos de a pie, que ya se están preguntando si deberemos volver a los clásicos quinqués de petróleo (no recomendable dados los precios de los combustibles) o a los candiles de aceite ( no recomendable dados los precios de los aceites) o a las velas de cera; aunque todavía no sabemos cómo podremos hacer que el aire acondicionado, los frigoríficos o las lavadoras vayan a poder funcionar con esta primitiva energía. Pero, no debemos preocuparnos, porque J. Orwell ya nos predijo con su Gran Hermano que, el Estado omnipresente y omnipotente, va a velar por todos nosotros. Qué quieren que les diga, para mí, el J. Orwell ese no era más que un iluso soñador.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris