Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Que viva España, pero de otra forma, joé

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
martes, 1 de julio de 2008, 23:55 h (CET)
Ahora que por fin somos los mejores de Europa en algo cabe suponer que nuestro futuro será de rosa fucsia y chachi piruli con nata montada. Yo me alegraría tanto como el que más de la victoria de España si no fuera por los excesos que se suelen cometer con tal motivo y que en Madrid han terminado con 120 personas atendidas por los servicios de urgencias. Aún así me sale barato haberme equivocado, somos un país poco acostumbrado a las victorias y a los éxitos internacionales. Hombre, los españoles ya no salimos por Europa como cuando Franco y además campeonatos como el recién pasado ayudan a la autoestima de un país crítico consigo mismo como nadie más.

Porque me equivoqué, yo era de los que por una parte creía imposible la victoria española, tanto por tradicional fatalismo como por la presencia gafe de Zapa en el estadio. Además, mea culpa, yo deseaba la victoria alemana para evitar la locura colectiva que suele invadirnos, aún de manera lógica, en estas circunstancias. Dado que somos un país pendular y poco acostumbrado a celebraciones de este calibre me parecía que no íbamos a pararnos en arrancarle la mano a la Cibeles, como cuando los fanáticos del Real Madrid se suben a lomos de la diosa, sino que íbamos a quemar toda España en nuestra particular hoguera de las vanidades.

Ha ardido media España y no ha pasado más, al menos en este momento en que escribo no se tienen noticias de que nadie haya navajeado a nadie, ni siquiera en el País Vasco, donde algunos, sin duda eran suicidas o al menos masoquistas, celebraron el triunfo de España bien custodiados por la Ertzaintza. Bien viene de vez en cuando esta locura colectiva, esta borrachera nacionalista momentánea y pasajera, que nos haga autohomenajearnos, ya que no podemos como científicos, economistas o simple país puntero en lectura de libros, al menos como sillonfutbolistas.

Lo que me da rabia es que tantos siglos después sigamos siendo un país de pan y circo. Que hayamos ganado este felicísimo acontecimiento no nos justifica ni explica en ningún otro terreno. Este triunfo no soluciona ninguno de los temas pendientes, ni en lo económico ni en lo social ni en lo político. Mañana vamos a seguir hipotecados hasta las cejas, tal y como estábamos antes del partido, Zapa seguirá presidiéndonos y dudando de la existencia de la crisis (ahora al menos ya duda, no deja de ser un avance), a Ibarretxe el resultado del partido no le hace cambiar su opinión sobre España ni mermar sus deseos separatistas, y los castellanos seguimos siendo el culo de todas las Españas, olvidados por nuestros dirigentes autonómicos y por los nacionales. Que Zapa sea de León añade la ofensa al menosprecio. Sin embargo ni la situación política, económica o social de España preocupa a nadie ahora mismo, todo lo tapa el circo, hasta Zapa se permite dudar de la crisis, lo que ya digo que es un avance, pues antes simplemente la negaba.

El fútbol funciona entre nosotros como el bromuro de la mili, es a la sociedad lo que el ala al avestruz. Nuestros dirigentes lo conocen y saben aparecer en la foto en el momento oportuno, Zapa ya se ha apuntado el gol de Torres como propio, al considerarse el primer presidente de la democracia con el que se alcanza semejante éxito. Manda.

¿Y quién se acuerda ahora de nuestros problemas, de las casas que ya no se construyen, de las que ya no se pagan, del parón económico, del ascenso de los precios, del ascenso de las cifras del paro? Si para muestra vale un botón véanse las portadas de hoy de todos los periódicos. Lo dicho, el fútbol esconde nuestras miserias colectivas.

Que viva España, pero de otra forma, joé.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris