Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Dos puntos sobre la ï   -   Sección:  

Decepcionante exhibición de los "toros rojos"

Daniel Lázaro
Daniel Lázaro
@tanke_13
lunes, 30 de junio de 2008, 01:05 h (CET)
El mundo de la Fórmula Uno ha visitado Pamplona durante tres días, de la mano de Red Bull. El principal objetivo de la marca no era otro que rodar un encierro este sábado con dos de sus "toros" del mundial, David Coulthard y Sebastien Bourdais, a bordo de sus monoplazas. Pero antes, los vehículos permanecieron expuestos en el centro de la ciudad para todo aquel que quisiera contemplarlos. El espectáculo terminó con una exhibición por las calles de la vieja Pamplona.

Como todo, estos actos han tenido partidarios y detractores. Ahí no me meto. Yo soy de los que gustaba de ver, oír y sentir la Fórmula Uno algo más de cerca. El encierro era lo que era, y tampoco se le podía pedir más, quizá algún trompo para el espectador que se ha levantado a las siete de la mañana para acudir a la Plaza de Toros. Aunque el hecho de que mucha gente haya podido llegar -casi- a tocar los monoplazas en el ruedo, ha quitado todo los males. Después, como en un verdadero encierro, desayuno y para casa.

Lo que sí ha defraudado, al menos para mí, es el espectáculo que los dos pilotos dieron por la tarde. Un circuito de casi 2 kilómetros para el deleite del espectador. Ni un solo hueco a lo largo de todo el recorrido. Muy bonita presentación, al más puro estilo de un Gran Premio, subidos en un descapotable. Pero después... parece que el espectáculo solo estaba dedicado para unos pocos. Sí, para los VIP que aguardaban sentados en la curva y para los pocos que cogieron sitio ahí. Claro que era el mejor sitio para trompear y quemar neumático, pero tal vez, y digo tal vez, se podía haber dedicado algo para los demás, que también estaban aguardando el pleno Sol de una tarde de verano. No era tan difícil hacer chillar a las ruedas en plena recta o zigzaguear un ratito. Ellos mismos lo hacen cuando marchan detrás del Safety Car. Sí, el francés ha alcanzado 254 kilómetros por hora –el cinemómetro recién instalado creo que no ha saltado- junto a las murallas de Pamplona, pero entre vuelta y vuelta...

Red Bull ya tuvo su publicidad, Navarra tuvo la suya, y los pamploneses pudimos sentir de más cerca un mundo que difícilmente volverá por estas tierras. Por eso creo que algo más, tan solo bastaba con un poquito, se podría haber hecho para el disfrute del espectador. Aunque si el objetivo era meramente publicitario, con figurantes gratuitos, lo han conseguido con creces.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris