Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica de cómic   -   Sección:   Libros

‘Reyerta en la feria’ de Tardi-Malet, donde muere hasta el apuntador

Herme Cerezo
Herme Cerezo
viernes, 26 de septiembre de 2008, 22:12 h (CET)
Con el Cómic ocurre a veces como con la Literatura: uno se harta de leer novedades y busca valor seguro, un clásico, en pocas palabras. Y el dibujante Tardi lo es. Y su álbum, ‘Reyerta en la feria’, del que me ocuparé hoy, más aún.




Portada del cómic.


Las historietas que protagoniza Néstor Burma, basadas en ese espléndido detective que Leo Malet se sacó del magín y que Tardi viene inmortalizando en sus cómics, no tienen desperdicio. Nada, ni un ápice. La edición que cayó en mis manos de ‘Reyerta en la feria’ tiene ya algunos años, es de 2003, pero conserva intacta su vigencia, su frescor. A través de las atracciones de una feria, Burma sigue durante un buen rato a una mujer morena que imagina de buen ver y mejor palpar, que despierta su líbido, un tanto obsoleta por falta de trabajo. En pos de ella, el detective sube a una montaña rusa, ‘La Super Ocho’, tras desechar la visita al Pitecantropus y tomar parte en un competido round de autos de choque. Allí, en plena vorágine, en pleno descenso, en plena curva invertida, alguien intenta arrojarle al vacío. Después de un forcejeo consistente, Burma consigue desembarazarse de su enemigo, un tal Roger Lancelin, quien, tras caer por el vacío, besa tierra en vivo, sin más preámbulos, sin anestesia. Y muere, claro que muere. A partir de ahí nada será ya lo que parece, como en toda buena novela negra (o cómic negro), hasta tal punto que en la misma ‘Super Ocho’ resulta que no es la primera vez que ocurre un accidente de este tipo. Como Lancelin tampoco es el primero que sale volando por los aires de la montaña rusa. Una mujer, Genevieve Lissert, le precedió justo un año antes. Néstor Burma, pese a las advertencias policiales de su "amigo" el inspector Faroux, mete las narices donde no debe y prosigue su investigación hasta el desenlace. Un desenlace que no engaña, que no defrauda, que pone un broche adecuado a esta historia de finales de los cincuenta, con pirueta final incluida, al más puro estilo González Ledesma y sus ‘Cinco mujeres y media’.

No falta de nada en ‘Reyerta en la feria’: personajes, valga la redundancia, de feria, pandilleros sin escrúpulos, sobones de nalgas ajenas, escrotos magullados y caras abolladas, artistas con pasado obtuso, burgueses con amante, ludópatas, esposas aparentemente sumisas, policías de gabardina y cigarrillo en los labios, comisarías con teléfonos negros y lámparas acampanadas, tipos con bigotito ridículo, al más puro estilo Serafín Latón, hembras de bandera, hembras desgraciadas, bajos fondos, comercio de vinos ... todos, todos los elementos del género negro se dan cita en el álbum.

Los cómics de Tardi-Malet presentan una característica común: el personaje central. En todos los que he leído, el protagonista principal no es de carne y hueso, no es Néstor Burma que, en el fondo nos sirve de guía: me refiero al paisaje urbano de la ciudad de París. La verdad es que después de haber visto películas y películas, de haber leído novelas y novelas cuyo escenario es la capital francesa, creo que en mi retina, en mi memoria selectiva y traidora, sobreviven las imágenes que Tardi dibuja en sus álbumes. El París de Tardi – y de Malet, por supuesto – es el París de los años cincuenta. Una ciudad evolucionada con relación a otras capitales europeas del momento, distinta, cosmopolita, abierta a personas y costumbres. Con su peculiar trazo, el dibujante galo nos muestra un París de blanco, negro y gris, donde llueve mucho, donde las gotas atraviesan los gabanes de Néstor Buma, donde los faros de su escarabajo blanco alumbran los adoquines húmedos del empedrado... Un París, en suma, cargado de sabor, romántico y duro, real y ficticio, nocturno y diurno, oficial y suburbial. El París de las imágenes de Tardi y de los textos de Malet.

Burma recuerda a Maigret pero en joven. No es policía, es detective, lo cual le abre unas puertas y le cierra otras, le permite confidencias de los testigos y despierta recelos entre los policías de la P.J. Burma bebe, sueña, se emborracha, ama – cuando le dejan -, fuma en pipa, hincha pecho y recibe palos. Pero no deja nunca de pensar, de deducir, de atar cabos. Y todo bajo un aspecto normal, rotundamente alejado de cualquier superhéroe, sin ínfulas de seductor o de rompecorazones. Sin duda, en todo eso, radica su éxito como personaje. La normalidad, afortunadamente, teñida quizá con unas dosis de melancólica vuelta de todo, es un valor en alza tanto en la novela negra como en la ficción literaria. En Tardi-Malet no podía ser menos.

Aunque Tardi, Valence (Francia), 1946, ha realizado obras en solitario como autor y guionista (‘Adiós, Brindavoine’ o la serie de 8 álbumes protagonizada por Adèle Blanc-Sec, entre otros), parece especializado en dibujar guiones ajenos: Christine, Manchette, Giraud, Pennac, Desbois, Verrien, Prévost, Daeninckx, Vautrin, Forest, Boujut, Legrand, Grange, Maltret o Picaret y especialmente del escritor, también francés y del que les vengo hablando todo el rato, Leo Malet, Montpellier (1909-1996): ‘Niebla sobre el puente de Tolbiac’, ‘Calle de la estación, 120’, ‘Reyerta en la feria’ , ‘Una resaca de cuidado’, y ‘¿Huele a muerto o qué?’. Igualmente, Tardi ha ilustrado algunas obras de Céline y de Julio Verne.

‘Reyerta en la feria’ es un álbum que incita a saborear ambientes: la estación del ferrocarril, los bajos fondos parisinos, las ferias ambulantes, el tabaco de pipa, la embriaguez reciente de un taxista, el sabor del algodón dulce, el color gris de la primavera ... la sordidez de una muerta en la bañera. Si, en la bañera, porque en ‘Reyerta en la feria’ muere hasta el apuntador. Pero no importa.

Léanlo, compruébenlo... y ya me dirán.

____________________

‘Reyerta en la feria’, de Tardi-Malet. Norma Editorial. Rústica, 80 páginas, 11 euros.

Noticias relacionadas

Mañana

Un microrelato de Esther Videgain

"La ‘Trilogía de la Ciudad Blanca’ se ha convertido no sólo en un fenómeno de ventas sino sobre todo de fans"

Entrevista a la escritora Eva Gª. Sáenz de Urturi

La historia de Cataluña que no se cuenta

Las debilidades más acusadas del independentismo catalán

La ilustradora Marisa Morea presenta ”I will always love you”

Un recorrido ilustrado por las mejores historias de amor de la música

'Crónicas de Gabriel', una saga de fantasía que describe cómo surgió el universo y cómo se originó la eterna lucha entre el Orden y el Caos

Entrevista al escritor Miquel Ángel Lopezosa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris