Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La burda y despreciable campaña contra Aznar

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 30 de junio de 2008, 01:02 h (CET)
“Paralanchina la dueña dice cosas banales…”. Este verso de Rubén Darío sería, sin duda, muy adecuado para calificar las ya, parece que excesivas, intervenciones de la señora Cospedal desde que ha inaugurado su reciente cargo de Secretaría General del nuevo, irreconocible y despendolado PP del señor Rajoy. Da la sensación de que ha inaugurado su nuevo destino con el ánimo de hacerse notar, de dejar claro que ella no es un número más en la organización del PP y que quiere explicitar con nitidez que ¡cuidadito con ella! En todo caso, fuere porque le sale de sí misma o porque el señor Rajoy, don Mariano, le ha encomendado la misión de cavar las sepulturas de sus críticos en el Congreso de Valencia; lo cierto es que no ha dejado de decir “lindezas”, respecto a ellos, en cada ocasión que se le ha presentado para hacerlo Si el otro día se refirió a ellos despectivamente, diciendo que ya “no eran necesarios”, y, aludiendo al discurso, ––magnífico y duro discurso del señor Aznar –, opinando que no había encontrado “diferencias de criterio” entre ambos estadistas; ahora, parece ser que después de haber reflexionado sobre el tema o presionada por su jefe,. ha decidido volver a arremeter contra el anterior presidente del PP con otra de sus andanadas. En efecto, ha hablado de “renovarse o morir”, una frase sin duda muy manida pero que, no por ello, resulta ser la más conveniente para aplicarla a un partido que se sustenta, en gran medida, gracias a los votos de personas que no están de acuerdo en que la moderación signifique plegarse a las tácticas del PSOE ni en cerrar los ojos ante la ampliación de la posibilidad de abortar o en transigir con los matrimonios entre homosexuales y en que éstos puedan adoptar hijos; pero, contenta con ello, ha vuelto a insistir en que el PP “debe de dar portazo al aznarismo”, por si todavía quedara alguna duda sobre su animosidad en contra del aludido personaje.

La señora Cospedal, ha remachado sobre el tema de Aznar para quitsarle trascendencia a su discurso ninguneándolo, (lo mismo que está tratando de hacer el grupo Prisa, sabiendo que el peligro está en él y no en un maleable Rajoy) Por ello insiste en darlo por muerto y enterrado ante los miembros del partido y sus simpatizantes. Así, ha recapitulado en la necesidad de romper con el legado del ex presidente del Gobierno y entrar en la etapa del “marianismo”. Lo que le ha ocurrido, a la nueva Secretaria General, es que se ha dejado llevar por un optimismo excesivo al afirmar que, las personas que rodean a Rajoy, “son muy capaces” ( alábate pollo que mañana que mañana te guisan) y “ que han recibido una gran acogida en el seno del partido”. O esta señora no lee los comentarios de muchos de los afiliados al partido que se publican cada día en la prensa, o no se entera de lo que se dice en las bases o nos quiere tomar por el hijo de la portera; pero, sea por lo que sea, me temo que va “errada” en sus apreciaciones y también puede que, tanto ella como don Mariano, no hayan sabido valorar bien la situación y ello les pueda conducir a un resultado sorpresa cuando se produzcan las próximas elecciones legislativas; cuando los descontentos pasemos la factura al PP por haber querido jugar al abejón con todos nosotros.

Es muy curiosa esta campaña de la nueva cúpula del PP encaminada a hacer olvidar su pasado, a desprenderse de los que, según su nuevo criterio, puedieran perjudicar la nueva imagen del partido y buscar enterrar, bajo siete losas de cemento, lo que fueron los puntales en los que se había apoyado el PP desde su fundación, a pesar de que ahora el mismo señor Fraga parezca querer olvidarse de ello. Es muy significativo que, si fuera cierto que, como dicen, Aznar estuviera acabado, se esté gastando tanta tinta, tanto esfuerzo y tanta artimaña en su persona. Verán ustedes, todo tiene su explicación y nadie medianamente avispado puede pensar que, porque unos ambiciosos hayan querido clavar una pica en Flandes o a causa de que un grupo de barones del partido hayan querido dar un golpe de mano, apoderándose por sorpresa de la dirección del PP; aquellos que han sido marginados, las personalidades que han sido defenestradas o cuasi defenestradas, no cuenten con sus partidarios entre las bases. Me atrevería a decir que una gran parte de los afiliados y simpatizantes no han visto con buenos ojos este viraje, a ojos vistas suicida, de la formación que un día lideró el señor Aznar. No hay que descartar que, si no mañana, de aquí unos meses, cuando compadreos como el del señor Trillo con el impresentable de Bermejo –al que el primero ha piropeado por haber propuesto una ley por la que el CGPJ deberá acudir al Parlamento a dar cuenta de sus resoluciones ( el certificado de defunción de la división de poderes propugnada por Montesquieu), con palabras tan expresivas como las siguientes: “el señor ministro comparece con renovado talante y con un proyecto ambicioso y completo “ ¡toma castaña! – No es raro que el mismo ZP se encuentre un poco descolocado ante esta repentina sumisión de su, hasta ahora, adversario político porque, la verdad, ¡no hay para menos!

Lo cierto es que el “no voy a prescindir de nadie”, dicho con la boca pequeña por el señor Rajoy, no ha tardado en ser rotundamente desmentido por la Secretaria General. O ¿es que no es cierto que, como argumenta la Cospedal, no es conviente continuar hablando de Aznar? ¿Se olvida, la pizpireta dama, de que Rajoy ha perdido dos elecciones y Aznar, cuando gobernó, llevó a España a las más altas cotas de prosperidad, empleo, prestigio internacional, y desarrollo económico? ¿Es que no le parecería más adecuado que el señor Rajoy se dejara aconsejar por una persona de tanta capacidad como Aznar, antes que ponerse en manos de una Soraya ( por cierto, desde que llegó Cospedal no se oye hablar de ella)o de un Feijoo, perenne jefe de la oposición en Galicia según se desprende de los sondeos de opinión o del, incombustible, Arenas, siempre arrimado a la sombra del mejor árbol? Por no prescindir de nadie resulta muy raro que haya dejado en la cuneta a Acebes, María San Gil, Mayor Oreja, Zapalana y, más recientemente a Estarloa. En fin, yo no daría con tanta seguridad por enterrada a la anterior cúpula del PP ni me resignaría a que, toda la masa de votantes y simpatizantes que no estamos de acuerdo con los cambios, tanto de personas como de principios políticos, que han tenido lugar en el partido, tengamos que renunciar a dar nuestra opinión en las urnas, sólo porque una pandilla de advenedizos ambiciosos haya irrumpido con cajas destempladas para acabar con un PP que viene manteniendo el tipo desde la implantación de la democracia. ¿Quién será y cuándo saldrá el nuevo líder que hará resurgir el ave Fénix de entre las cenizas? Ahí está la clave de la cuestión.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris