Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Comprender a la Iglesia

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
viernes, 27 de junio de 2008, 00:20 h (CET)
La mayoría de los conflictos surgidos entre Gobiernos, del signo que sean y la Iglesia, tienen como causa el olvido, ignorancia e incomprensión de la identidad, misión y fines de la misma. En una singladura secular, la Iglesia ha pasado y superado los más difíciles avatares y sigue segura, en su peculiar misión, tan distinta a como algunos la ven y la juzgan peyorativamente.

Como ayuda a clarificar este panorama, aporto estas sencillas, breves y escuetas ideas:

-La Iglesia no es un partido político.- No se identifica ni excluye a ninguno. -Vive y actúa con todos los que la dejan vivir en libertad, sin mediatizarla.- Las personas y su destino eterno, son lo esencial para ella.-Su misión sobre todo es trascendente y no busca el poder, el dinero, sino el servicio.

-La Iglesia tiene sus principios irrenunciables, a los que debe ser fiel, a costa de lo que sea, sin doblegarse ante el poder, el dinero, halagos, amenazas, promesas, ataques o persecuciones. Estos principios dimanan de la fidelidad al Evangelio y a su fundador, Jesucristo.-La Iglesia en democracia, tiene los mismos derechos y obligaciones de acatar las leyes justas, como los demás grupos y de ejercer, pacíficamente, el derecho a la objeción de conciencia de sus miembros, en defensa del bien común. –El derecho a la vida, la defensa del matrimonio entre un varón y una hembra, el derecho de los padres-no el Estado- a educar a sus hijos moralmente y el bien social de los más pobres .., son algo que siempre defenderá la Iglesia, en cualquier situación política.

-Esta no puede ni debe cambiar en lo esencial, al cambio de los tiempos, los gobiernos o las ideologías. Ella es y debe ser la conciencia crítica de los que carecen de voz. No pide ni privilegios ni prebendas, sí respeto, libertad y reconocimiento a su misión. Cualquier ingerencia en el modo de actuar de la Iglesia por el Gobierno, será motivo de roce innecesario y que pagarán los más débiles. Más comprensión y menos ataques por el bien de todos.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris