Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

Los grandes físicos del siglo XX encontraron a Dios

José Vicente Cobo
Vida Universal
lunes, 23 de junio de 2008, 23:52 h (CET)
El que la época materialista está llegando a su final, se anuncia también en un cambio de la visión científica del mundo. Las ciencias naturales, que llevaron al moderno materialismo a un extremo, lo han superado entretanto a través de los reconocimientos de los grandes físicos del pasado siglo: Einstein, Max Planck y Werner Heisenberg. La nueva física nos enseña que nuestro mundo en realidad no se compone de materia. Lo que percibimos más o menos como sustancia sólida, no es una aglomeración de una infinidad de las más pequeñas partículas fijas, sino una red de intercambio de impulsos y vibraciones de un campo energético invisible.

Einstein dijo: “¡Los átomos que nos parecen materia son una concentración de energía!”. Y Max Planck aclaró: “Toda la materia se forma y se mantiene sólo gracias a una fuerza, que mantiene al átomo como al más diminuto sistema solar. Pero como en el espacio no hay ninguna fuerza en sí, tenemos que suponer tras esta forma de energía a un Espíritu consciente e inteligente. ¡Éste es el origen primario de la materia!”. Hans Peter Dürr, un físico de Munich, colaborador durante años y seguidor de Werner Heisenberg, lo describe así: “Al final de la realidad en esta observación no está la materia, sino sólo un campo, que no es material, sino que representa un tipo de potencial. Un potencial que tiene la facultad de materializarse. Este campo es sólo un único campo, del que está formado el universo entero... En el fondo todo es Espíritu”.

Las consecuencias de los resultados de esta investigación son innegables. Superan no sólo la visión materialista del mundo del siglo XIX, sino que también ponen en duda la visión de la Iglesia, de que Dios se retiró a una distancia inalcanzable, y que separó al Espíritu Creador de Su universo, que reserva el alma y el espíritu a los seres humanos, mientras plantas y animales son materia de calidad inferior. El físico Hans Peter Dürr objeta a los teólogos, que la física moderna “se aparta completamente de este Dios externo. Pues en las nuevas ciencias naturales, la física cuántica, prevalece el pensamiento de que todo está interrelacionado con todo. Pero donde no hay nada separable, se llega a otra imagen de Dios. Yo no puedo imaginarme a Dios como a algo externo. Para mí sólo es válida una imagen de Dios, de la que yo mismo formo parte”.

Si el Espíritu universal, Dios, actúa en todo, en cada átomo, en cada molécula, en cada planta y en cada animal, y por supuesto en cada ser humano, se plantea de nuevo la pregunta si el menosprecio a los animales en la Biblia tradicional puede ser realmente la Palabra de Dios. Para aquel que cree en el gran Dios creador, es inimaginable que éste quiera tratar con tal desprecio a Sus criaturas como la Iglesia lo ha enseñado durante 2000 años.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris