Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Políticamente incorrecta  

Chita diputada

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 23 de junio de 2008, 23:52 h (CET)
Será en breve cuando en el Congreso de los Diputados, cuyos miembros y miembras se distinguen por su comprensión y cercanía para con los problemas reales de los ciudadanos españoles, debatan, en el marco de la grave crisis económica que azota al mundo en general y a España en particular y que tiene a las familias angustiadas, una de las propuestas más importantes de las presentadas por la izquierda en los últimos treinta años: otorgar a chimpancés, bonobos y demás simios y congéneres la categoría de “homo sapiens”. “Homo sapiens socialistus”, diría yo.

Y es que uno de los partidos que conforman el gobierno nacional-socialista de Cataluña, Iniciativa per Catalunya, o sea, Izquierda Unida en su versión eco-fascista, ha llegado a la conclusión de que los monos deben ser considerados como personas y tener derechos. Derechos humanos. En realidad todo derecho es derecho individual; los derechos colectivos no son más que la excusa de los totalitarios de todos los partidos para limitar las libertades y el hablar de derecho humano no es más que una redundancia puesto que sólo las personas son sujeto de derecho, cosa que los marxistas catalanes saben perfectamente.

Pensarán ustedes que esto que aquí les relato, indignante con que la que está cayendo, es una mera anécdota. Como lo de las “miembras” de la experta en flamenco y encargada del orwelliano Ministerio de Igualdad que anda por ahí dando lecciones de lengua castellana. Se equivocan. Ya durante la pasada legislatura un diputado del PSOE presentó la misma moción. Porque aquí de lo que se trata, envuelto entre buenistas y cursis declaraciones contra el maltrato animal, es de liquidar el Derecho, el cual, como afirmó Ortega y Gasset, no es Derecho por ser justo, sino que es justo por ser Derecho y cuyo fin es resolver de forma pacífica conflictos surgidos entre personas. Ni que decir tiene que el Derecho, la Justicia, son inseparables de la libertad, esa gran enemiga de los socialistas de todos los partidos.

De eso o de que los monos paguen el 3% de comisión por cargamento de plátano y declaren a Hacienda, que vaya usted a saber con el nivel intelectual que se gasta nuestra clase dirigente. Al fin y al cabo el intervencionismo de esta cuadrilla no conoce límites. Fíjense que Joan Herrera, el diputado que ha firmado la propuesta, se ha marcado el objetivo de ampliar “nuestra comunidad moral” tratando de convencer a propios y extraños que el que sus señorías sean iguales a Chita, la simpática monita de Tarzán, supone “ampliar las fronteras de la igualdad”… Ni Bibiana o Bibiano.

Ya ven, en España los padres no tienen derecho a decidir la educación moral que quieren para sus hijos, no se reconoce la objeción de conciencia si no es al servicio militar, en determinadas regiones no se puede estudiar en castellano, lengua oficial de todo el territorio, cuando no te persiguen o incluso te matan por enfrentarte a la tribu, la crítica política es sometida a juicio, hay españoles de primera y de segunda... pero Chita, ¡ah, Chita!

Chita un día de estos se nos presenta como candidata al Congreso. Sin duda, elevaría el nivel.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris